Biografía San Agustín de Hipona

¿Quién fue San Agustín de Hipona?

San Agustín de Hipona filosofia foto

San Agustín de Hipona (354 – 430 d.C.) fue un filósofo y teólogo argelino-romano de la época tardía romana/primera medieval. Es una de las figuras tempranas más importantes en el desarrollo del cristianismo occidental, y fue una figura importante en el dominio del cristianismo en el anteriormente pagano Imperio Romano. A menudo se le considera el padre de la teología ortodoxa y el más grande de los cuatro grandes padres de la Iglesia latina (junto con San Ambrosio, San Jerónimo y San Gregorio).

A diferencia de los escolásticos posteriores, que tomaron a Aristóteles como modelo clásico a integrar en el pensamiento cristiano, Agustín desarrolló un sistema filosófico y teológico que empleaba elementos de Platón y del neoplatonismo en apoyo de la ortodoxia cristiana. Sus numerosas obras influyeron profundamente en la cosmovisión medieval.

Video Explicativo de San Agustín de Hipona

Vida

Aurelius Augustinus (normalmente conocido como simplemente Agustín) nació el 13 de noviembre de 354 en Tagaste (o Thagaste), una ciudad romana de provincia en Argelia, en el norte de África, y era, por ascendencia, bereber. Su padre Patricio era pagano, pero su madre Mónica (o Monnica) era una católica devota (y ella misma es venerada como santa cristiana), por lo que fue educado como católico. A los 11 años fue enviado a la escuela de Madaurus, una antigua ciudad númida al sur de Tagaste, famosa tanto por sus escuelas como por su influencia pagana, donde se familiarizó con la literatura latina, así como con las creencias y prácticas paganas. Más tarde leyó el «Hortensius», un diálogo del filósofo y político romano Cicerón, que fue en gran parte responsable de despertar su interés por la filosofía.

A los 17 años, fue a Cartago, Túnez (la metrópoli del África romana) para continuar su formación en retórica, y allí cayó bajo la influencia del controvertido culto religioso persa del maniqueísmo, para desesperación de su madre. Llevó un estilo de vida hedonista durante un tiempo, incluyendo frecuentes visitas a los burdeles de Cartago, y desarrolló una relación con una joven llamada Floria Aemilia, que sería su concubina durante más de quince años, y que le dio un hijo, Adeodato.

Tras uno o dos años enseñando gramática en su ciudad natal, regresó a Cartago, donde pasó nueve años dirigiendo una escuela de retórica, hasta que, en el año 383 (a la edad de 29 años), se trasladó a Roma para enseñar retórica. Sin embargo, se sintió decepcionado con las apáticas y torcidas escuelas romanas, y al año siguiente aceptó un nombramiento como profesor de retórica de la corte imperial en Milán, una cátedra académica muy visible e influyente.

Durante su estancia en Roma y Milán, se alejó del maniqueísmo, abrazando inicialmente el escepticismo del movimiento de la Nueva Academia. Una combinación de sus propios estudios de neoplatonismo, su lectura de un relato de la vida de San Antonio del Desierto, y la influencia combinada de su madre, su amigo Simpliciano y, particularmente, el influyente obispo de Milán, San Ambrosio (338 – 397), inclinaron gradualmente a Agustín hacia el cristianismo. En el verano de 386, se convirtió oficialmente al cristianismo católico, abandonó su carrera de retórico, dejó su puesto de profesor en Milán y renunció a cualquier idea de matrimonio de sociedad que le habían concertado, para dedicarse por completo a servir a Dios, al sacerdocio y al celibato. Detalló este viaje espiritual en sus famosas «Confesiones», que se convirtieron en un clásico de la teología cristiana y de la literatura mundial.

En el año 388 regresó a África, aunque su madre murió en el camino, y su hijo Adeodato murió poco después, dejándolo solo en el mundo, sin familia. Vendió su patrimonio, dando el dinero a los pobres, y convirtió la casa familiar en una fundación monástica para él y un grupo de amigos. En el año 391 fue ordenado sacerdote (y más tarde obispo) en Hipona Regia, en la costa mediterránea de Argelia, y se convirtió en un famoso predicador, especialmente destacado por oponerse al maniqueísmo y a herejías como el donatismo y el pelagianismo. Permaneció en este puesto en Hipona hasta su muerte en 430, trabajando incansablemente para convertir a los diversos grupos raciales y religiosos locales a la fe católica.

Murió el 28 de agosto de 430, a la edad de 75 años, durante el asedio de Hipona por los vándalos germánicos, que destruyeron toda la ciudad excepto la catedral y la biblioteca de Agustín. Su cuerpo fue trasladado posteriormente a Pavía, Italia (o, según otro relato, a Cagliari, en la isla de Cerdeña). Durante casi toda su vida fue una figura solitaria y aislada, no adscrita a ningún movimiento intelectual o académico, y sin ningún apoyo universitario o institucional para su trabajo. Al parecer, en el momento de su muerte era la única persona de toda su ciudad que poseía algún libro.

Fue nombrado santo (patrón de los cerveceros, de los impresores, de los ojos doloridos y de los teólogos) de las Iglesias católica romana, anglicana y ortodoxa oriental, y entre los ortodoxos se le conoce como Beato Agustín o San Agustín el Beato. Es el patrón de la orden religiosa de los agustinos (la orden monástica católica de hombres y mujeres que viven según una guía de vida religiosa conocida como la Regla de San Agustín). En 1298 fue nombrado Doctor preeminente de la Iglesia.

Obra

Agustín escribió más de 100 obras en latín, muchas de ellas textos sobre la doctrina cristiana y obras apologéticas contra diversas herejías. Es conocido sobre todo por las «Confesiones» («Confesiones», un relato personal de sus primeros años de vida, terminado hacia el año 397), «De civitate Dei» («La ciudad de Dios», compuesto por 22 libros iniciados en el año 413 y terminados en el 426, que tratan de Dios, el martirio, los judíos y otras filosofías cristianas) y «De Trinitate» («Sobre la Trinidad», compuesto por 15 libros escritos durante los últimos 30 años de su vida, en los que desarrolló la «analogía psicológica» de la Trinidad).

Tanto en su razonamiento filosófico como en el teológico, estuvo muy influenciado por el estoicismo, el platonismo y el neoplatonismo, en particular las «Enéadas» de Plotino (su visión generalmente favorable del pensamiento neoplatónico contribuyó a su entrada en la tradición intelectual cristiana y, posteriormente, europea). También le influyeron las obras del poeta romano Virgilio (por sus enseñanzas sobre el lenguaje), Cicerón (por sus enseñanzas sobre la argumentación) y Aristóteles (en particular su «Retórica» y «Poética»).

Agustín sostenía que los escépticos no tienen ninguna base para afirmar que no hay conocimiento, y creía que el auténtico conocimiento humano puede establecerse con certeza. Creía que la razón es una capacidad cognitiva exclusivamente humana que comprende las verdades deductivas y la necesidad lógica. En una prueba de la existencia similar a la que posteriormente hizo famosa Descartes, Agustín afirmaba «Si fallor, sum» («Si me equivoco, me equivoco»). También adoptó una visión subjetiva del tiempo, argumentando que el tiempo no es nada en la realidad, sino que sólo existe en la comprensión de la realidad por parte de la mente humana, y que el tiempo no puede ser infinito porque Dios lo «creó».

Agustín se esforzó por conciliar sus creencias sobre el libre albedrío y su creencia de que los seres humanos son moralmente responsables de sus acciones, con su creencia de que la vida de uno está predestinada y su creencia en el pecado original (que parece hacer casi imposible el comportamiento moral humano). Sostenía que, dado que los seres humanos comienzan con el pecado original y, por lo tanto, son intrínsecamente malos (incluso si, como él creía, el mal no es nada real sino simplemente la ausencia del bien), entonces los intentos clásicos de alcanzar la virtud mediante la disciplina, la formación y la razón están destinados a fracasar, y sólo la acción redentora de la gracia de Dios ofrece esperanza. En su opinión, «somos demasiado débiles para descubrir la verdad por la sola razón».

En sus obras teológicas, Agustín expuso el concepto de pecado original (la culpa de Adán que heredan todos los seres humanos) en sus trabajos contra los herejes pelagianos, lo que supuso una importante influencia para Santo Tomás de Aquino. Ayudó a formular la teoría de la guerra justa y defendió el uso de la fuerza contra los herejes donatistas. Desarrolló las doctrinas de la predestinación (la preordenación divina de todo lo que sucederá) y la gracia eficaz (la idea de que la salvación de Dios se concede a un número fijo de aquellos a los que ya ha decidido salvar), que más tarde encontraron una expresión elocuente en las obras de teólogos de la Reforma como Martín Lutero (1483 – 1546) y Juan Calvino (1509 – 1564), así como Cornelio Jansen (1585 – 1638) durante la Contrarreforma.

Agustín era de la opinión de que el texto bíblico no debía interpretarse literalmente si contradecía lo que sabemos por la ciencia y la razón que Dios nos ha dado (por ejemplo, creía que Dios creó el mundo simultáneamente y que la creación de siete días registrada en la Biblia sólo representa un marco lógico, y no el paso del tiempo de forma física). Aunque creía que Dios había elegido a los judíos como un pueblo especial, consideraba que la dispersión de los judíos por el imperio romano era un cumplimiento de la profecía, y creía que los judíos se convertirían al final de los tiempos. Asociaba el deseo sexual con el pecado de Adán, y creía que seguía siendo pecaminoso, aunque la Caída lo haya convertido en parte de la naturaleza humana.

En «La Ciudad de Dios», concibió a la iglesia como una ciudad o reino celestial, gobernado por el amor, que finalmente triunfará sobre todos los imperios terrenales que son autoindulgentes y gobernados por el orgullo. Subrayó la estricta independencia de la Iglesia y su superioridad sobre el Estado civil. Iniciada tras el saqueo de Roma por los visigodos en el año 410, fue escrita, en cierta medida, para defenderse de quienes culpaban al cristianismo de la caída de Roma, y para restablecer la confianza de sus correligionarios.

San Agustín de Hipona Libros

Vea las fuentes adicionales y la lista de lecturas recomendadas más abajo, o consulte la página de libros de filosofía para obtener una lista completa. Siempre que es posible, enlazo a los libros con mi código de afiliado de Amazon, y como asociado de Amazon gano con las compras que califican. Las compras realizadas a través de estos enlaces ayudan a mantener el sitio web en funcionamiento, ¡y les agradezco su apoyo!

MEDITACIONES DE SAN AGUSTIN

San Agustín de Hipona (Autor)

Confesiones de San Agustín

San Agustín de Hipona (Autor)

Ejercicios espirituales con san Agustín

San Agustín de Hipona (Autor)

Escrito por: Gonzalo Jiménez

Licenciado en Filosofía en la Universidad de Granada (UGR), con Máster en Filosofía Contemporánea en la Universidad Complutense de Madrid (UCM)
Desde 2015, se ha desempeñado como docente universitario y como colaborador en diversas publicaciones Académicas, con artículos y ensayos. Es aficionado a la lectura de textos antiguos y le gustan las películas y los gatos.

Shares