Los Pluristas

Los fil√≥sofos posteriores a Parm√©nides son pluralistas. Quieren explicar el cambio y la pluralidad de la Naturaleza pero ello ya no es posible desde el monismo: de la unidad no puede salir la pluralidad. As√≠, es necesario poner la pluralidad al principio, pues solo desde m√ļltiples arj√©s se podr√° entender la variedad que hay en la physis.

En este sentido, hay tres grandes intentos de conciliar el Ser de Parménides con la physis:

Empédocles

Sostiene que hay cuatro elementos (‚Äúra√≠ces‚ÄĚ) que forman todas las cosas: agua (Tales), aire (Anax√≠menes), fuego (Her√°clito) y tierra. Estos son pasivos, as√≠ que necesitan dos fuerzas para combinarlos entre s√≠ proporcionadamente y formar la realidad: el Amor que los une y el Odio que los separa.

Anax√°goras

Cree que existen infinitas part√≠culas de todas las cosas que hay. Las llama ‚Äúsimientes‚ÄĚ (sp√©rmata) u homeomer√≠as (t√©rmino m√°s bien aristot√©lico). En este caso la fuerza ordenadora es una, el Nous (inteligencia o mente), que inicia el movimiento de part√≠culas y de una manera mec√°nica acaba formando el mundo que vemos. Esta teor√≠a se resumir√≠a en que ‚Äúen todo hay de todo‚ÄĚ. Es decir, en el pan y en el agua hay homeomer√≠as de carne, pelo, u√Īas, sangre, etc., lo que explicar√≠a que estos crecieran tras la digesti√≥n.

Leucipo y Demócrito (atomistas)

Defienden que lo real est√° formado por infinitas part√≠culas materiales invisibles e inmutables llamadas √°tomos (indivisibles). Estos difieren entre s√≠ por el tama√Īo, la figura (A#N), orden (AN#NA) y posici√≥n (N#Z). Combin√°ndose por una necesidad ciega, mec√°nica, sin Nous, forman todas las cosas. Y para desplazarse necesitan la existencia del espacio vac√≠o, una especie de no-ser. Por tanto, afirman la existencia de lo lleno y del vac√≠o, del ser y del no-ser.

La teor√≠a que se impuso en los dos milenios siguientes fue la de Emp√©docles. Sin embargo, como sabemos, ha sido relevada estos √ļltimos siglos por la atomista.

A lo largo de 150 a√Īos (el per√≠odo presocr√°tico) hemos podido contemplar cu√°l es la fuerza de la raz√≥n filos√≥fica (logos), que busca las causas en la Naturaleza y es cr√≠tica. Lo podemos resumir en tres movimientos:

  1. Propuesta monista: a partir de un √ļnico arj√© surge la pluralidad.
  2. Crítica de Parménides: no es posible pasar de la unidad a la pluralidad.
  3. Alternativa pluralista: al principio deben existir varios arjés. Empédocles propone cuatro. Demócrito piensa que no son suficientes: los cuatro elementos a su vez están formados por átomos.

Escrito por: Gonzalo Jiménez

Licenciado en Filosofía en la Universidad de Granada (UGR), con Máster en Filosofía Contemporánea en la Universidad Complutense de Madrid (UCM)
Desde 2015, se ha desempe√Īado como docente universitario y como colaborador en diversas publicaciones Acad√©micas, con art√≠culos y ensayos. Es aficionado a la lectura de textos antiguos y le gustan las pel√≠culas y los gatos.

Shares