¿Cuáles son las 3 puertas que nos llevan a filosofar?

¿Qué hay detrás de la puerta de la filosofía? Esta pregunta ha estado dirigiendo la discusión filosófica durante mucho tiempo. Para descubrir los tesoros escondidos de la filosofía, debemos atravesar sus tres puertas: conceptual, afectiva y científica.

En primer lugar, nos encontraremos con la puerta conceptual. Esta puerta consiste en ideas y preguntas que nos ayudan a reflexionar sobre el mundo y las relaciones humanas. Para abrir esta puerta necesitamos una buena comprensión de la lógica, la ética y la ciencia. La lógica nos ayuda, por ejemplo, a conocer la distinción entre un argumento y su contraargumento. La ética nos permite evaluar la moralidad de una acción. Por último, la ciencia nos ayuda a entender los principios básicos y las leyes que gobiernan el universo.

En segundo lugar, nos toparemos con la puerta afectiva. Esta puerta abre una visión más subjetiva de la vida y de la filosofía. La puerta afectiva nos lleva a considerar cómo nos afectan los sentimientos, como el amor, el odio y el miedo. Esta puerta nos permite ver el mundo desde la perspectiva de otros seres humanos. Nos ayuda a entender sus emociones, metas y aspiraciones. Así mismo, esta puerta también nos da la oportunidad de explorar nuestros propios sentimientos y emociones, lo cual promueve la búsqueda de respuestas a preguntas cruciales sobre la vida.

Finalmente, tendremos que atravesar la puerta científica. Esta puerta nos ayuda a entender el mundo a través de los conocimientos científicos y tecnológicos. Esta puerta nos permite examinar los datos recopilados por la investigación científica y comprender cómo estos se relacionan con el universo. Nos ayuda a entender la influencia de la tecnología en el desarrollo humano. También nos ayuda a hacer conexiones entre los principios científicos y la filosofía.

Las tres puertas de la filosofía ofrecen un rico panorama de los descubrimientos filosóficos. Cada puerta también nos ofrece oportunidades únicas para la exploración y el crecimiento personal. Estas puertas nos invitan a la reflexión, la introspección y el autoconocimiento. Y nos ofrecen la oportunidad de explorar el mundo desde prácticamente cualquier ángulo..

Escrito por: Gonzalo Jiménez

Licenciado en Filosofía en la Universidad de Granada (UGR), con Máster en Filosofía Contemporánea en la Universidad Complutense de Madrid (UCM)
Desde 2015, se ha desempeñado como docente universitario y como colaborador en diversas publicaciones Académicas, con artículos y ensayos. Es aficionado a la lectura de textos antiguos y le gustan las películas y los gatos.

Deja un comentario

Shares