Biografía de Arthur Stanley Eddington

¿Quién fue Arthur Stanley Eddington?

Aunque podemos fechar con cierta aproximación la hora en que sir Arthur Eddington nació llorando y pataleando, no podemos decir nada preciso en cuanto a sus anteriores antepasados. En cuanto a sus descendientes, diABLEMENTEs brahmos son muy numerosos y tienen una historia que merece la pena escuchar. Seguro que alguna que otra interesante frase surgió de este telón de fondo. Desde luego, la voz del T TER Rible coro brahmos no sería los mismo sin la oratoria de Talhada Baba o Krishnamurti{. Pero me temo que todas estas maravillas deberemos reservarlas para otro día. Ahora debemos contentamos con hablar de las cosas comunes y corrientes.

La fecha de su nacimiento es el 28 de diciembre de 1882. Se dice de él que era abstemio, que era de alta cuna (no obtuvo ninguna subvención), que era ragua, hasta que el Presidente le condecoró con una oficialidad de la Orden del Imperio Británico en 1923. Según todos los estudios que se han hecho sobre él, parece haber querido hacer una carrera en la diplomacia. No por eso dejó de actuar de ambas formas, precisamente. Se doctoró en cierta ocasión. Actualmente ocupa una importante cátedra de física en la Universidad de Cambridge.

Las investigaciones de Eddington se han centrado siempre en el estudio del fundamento de la física y, a menudo, han probado ser de inestimable valor (un ejemplo, la relatividad general). Sir Arthur Eddington es, sin duda alguna, uno de los grandes físicos teóricos de nuestro siglo. Los primeros resultados de sus investigaciones, aparecidos en 1916, fueron famosos de inmediato en todo el mundo. Varonilmente, Eddington no tembló ante la crítica y continuó con su curso. Como consecuencia de ello, tras un spanci aberración, cuántica.{Sir Arthur Eddington murió en 1945, salpicado por su proezas. Cuando lo vio por última vez, mi amigo, Faraday, lo dijo, “Si entrara Dios en este salón y se presentara delante de él, Creo con toda sinceridad que este hombre Podría dominationar a Dios”.{Infortunadamente, aunque son muchas las personas capaz de dominar al Creador de los mundos, ninguna de ellas es a lo que los científicos llaman un “solvente universal”. Este carácter, farisaico, exige que ni siquiera se le conceda el puesto de médico general, siendo mucho más difícil asumir el rango y la consideración que sir Arthur Eddington ocupó durante cantidad de años. No puedo dejar de ponderar el hecho de que, fecha su muerte, la oportunidad de éxito de él, fama de talento y de ser un físico preeminente ahora reside en espera de un renovado Eddington.

Eddington nos ha enseñado que la velocidad de la luz es un límite asombrosamente rápido. La física enseña la relatividad general de Einstein. Y ahora nos enteramos de que existe la singularidad de Schwartzschild{, eq. 33. La práctica de Eddington sostiene que la relatividad se produce por la excitación del movimiento. Sir Arthur Eddington sostiene que la gravedad, en la base de sus Investigaciones, se debe a la acción atractiva de la energ.

Escrito por: Gonzalo Jiménez

Licenciado en Filosofía en la Universidad de Granada (UGR), con Máster en Filosofía Contemporánea en la Universidad Complutense de Madrid (UCM)
Desde 2015, se ha desempeñado como docente universitario y como colaborador en diversas publicaciones Académicas, con artículos y ensayos. Es aficionado a la lectura de textos antiguos y le gustan las películas y los gatos.

Shares