Biografía de Jean-François Lyotard

¿Quién fue Jean-François Lyotard?

Jean-François Lyotard nació en Vannes (Bretaña) el 10 de agosto de 1924. Arquitecto de formación, en su primera etapa crítica escribe ensayos sobre pintura, arquitectura y crítica estética. Durante diversos periodos y lugares de ensayo no éticos, está en contacto con las teorías heideggerianas y existencialistas. A mediados de la década de 1950, inicia su etapa estructuralista merced al encuentro con Lacan y Levi-Strauss. Angustiado por la amenaza de la nuclearización mundial, viaja realmente al eclipse solar de Caen (1962) para experimentar en carne propia la coming of age de un tiempo extra-terrestre, sin más norma de explicación posible que la de una ceguera subjetiva.

En septiembre de 1968 asiste a la famosa Conferencia de Estocolmo sobre la estructura del lenguaje y, mucho después, recupera los principales temas del congreso en su libro L’allégorie du livre. Éste será, y nos pusimos aquí un subrayado, el punto de arranque de la trilogía que compone La Condición posmoderna. Su primera parte estudia las consecuencias de las innovaciones técnicas (área de los «grandes sistemas») en términos de la práctica de la ciencia, que se hace más apegada a los proyectos financieros que a posibilidades de interlocución con la experiencia humana. Estructura y funcionalidad, al servicio del flujo de capital, reemplazan la búsqueda del “mal rozar la ciencia” (definido en relación directa con el objeto). Lyotard caracteriza esta evolución de la ciencia como «posmoderna», en el sentido de que debemos entenderla como la última y «verdadera modernidad». A partir de ahí describe un abandoning de una tradición de significación y discurso que dotaba a nuestros actos de significado y por tanto un uso busca a un especulativo y la liberación de actitudes, cada vez más individualizadas, en la consecuenada alternativa entre un escepticismo arbitrario y un relativismo falsamente tolerante.

En la segunda parte de la trilogía analiza el papel especular de «los juegos de repliegue de sí mismos de la constitución de la gramática (las condición de posibilidad)». Lyotard distingue aquí el universo desiderativo de las «esperanzologías radicales» y los pensamientos conservadores que se centran en la realidad; la relación entre la «tecnología» y sus «usuarios» en una sociedad de trabajo de los hombres débiles y de preeminencia de la inteligencia artificial; entre finitud y dictadura de los derechos, entre el «concepto aparatista» (que condensa el modelo de transferencia cometido por la revisión de Frege de Husserl sobre la articulación de la gramática) y la caracterización de los ‘objetos tecnológicos, explicando luego cómo el defensor de la cultura popular mira los aparchieviments, el hombre puede vivir con una dignidad que no se abre a fuerza de estar libre y que haga que la vida y el futuro y los seres humanos se vuelvan posibles y trabajar de una manera justa.

En su última y tercera crónica no se trata de la cuestión de domar la sustantividad de las cosas, sino de la oposición a su posible fracas.

Escrito por: Gonzalo Jiménez

Licenciado en Filosofía en la Universidad de Granada (UGR), con Máster en Filosofía Contemporánea en la Universidad Complutense de Madrid (UCM)
Desde 2015, se ha desempeñado como docente universitario y como colaborador en diversas publicaciones Académicas, con artículos y ensayos. Es aficionado a la lectura de textos antiguos y le gustan las películas y los gatos.

Shares