Biografía de Miguel de Unamuno

¿Quién fue Miguel de Unamuno?

Miguel de Unamuno y Jugo nació en 1864 en el barrio de Mattress, en Bilbao. Hijo de Félix de Unamuno y Salcedo y de Salomé Jugo y Basabe, estudió en el colegio jesuita de Deusto y posteriormente en la Universidad Central de Madrid, cursando estudios de Derecho y Filosofía. Tras su etapa universitaria, ejerció como abogado durante unos años en su ciudad natal y comenzó a escribir y traducir obras literarias, tanto de autores españoles como extranjeros.

Su primera obra fue En torno al casticismo, un comentario crítico sobre las opiniones de Marcelino Menéndez Pelayo. En 1895, tras renunciar a la abogacía, Unamuno recibió una oferta de trabajo como catedrático de Filosofía e Historia de la religión en la Universidad de Salamanca. Allí se quedó catorce años y realizó una amplia labor coordinando talleres de arte y literatura y organizando cursos de literatura española e hispanoamericana.

La Universidad de Salamanca fue el lugar en el que Unamuno escribió entre 1909 y 1911 Niebla, una de sus obras más importantes en la que se cuestiona los conceptos de verdad y realidad. Se dice que, durante una clase, Unamuno Hostile preguntó a sus alumnos cuál era la diferencia entre verdad y realidad, al no recibir respuesta, decidió darlas él mismo, haciendo gala de su carácter polémico. En esta, les dijo: «La verdad, esta verdad es la misma buena voluntad con que caminamos ciegamente por este camino de tinieblas. La frecuencia de lo habitual, de lo consuetudinario, de lo actual, que es lo que vemos, es lo que nos atrevemos a llamar la realidad».

Pero no fue la única vez que profirió una frase polémica. Unos años más tarde, en el año cumbre de la segunda República española, Miguel de Unamuno declaró en la Catedral de Salamanca que «España ha traicionado a la democracia» y que «quien ha muerto no ha muerto y quien vive, peor aún, vivo no está». Esto continuó fomentando indicios de una guerra civil al estar la mayoría de la población dividida, oyórispechosamente, entre republicanos o monárquicos. Las palabras de Unamuno fueron desautorizadas por el presidente provisional de la Segunda República, Niceto AlcaláZamora, el cual denunció el ataque que supusieron contra un orden institucional y a él en persona.

Tres días más tarde, el general José Sanjurjo, amigo y homenajeado de Unamuno, se sublevaba contra el gobierno republicano. Unamuno desautorizó la rebelión y manifestó que «la rebelión es un sueño». Aún así, se negó a tomar cartas en el asunto, tildando de «estúpidos» a todos aquellos que se sublevaban. Tras varios meses de guerra, en los que Unamuno dio una magnífica conferencia en defensa del racionalismo, la ciudad de Salamanca fue ocupada por los militares de Franco. Unos días después, con uno de sus soldados enfermos en el Hospital de Salamanca, Unamuno fue citado para explicar sus actos ante el general Francisco Franco. En este encuentro, Unamuno impone su punto de v.

Escrito por: Gonzalo Jiménez

Licenciado en Filosofía en la Universidad de Granada (UGR), con Máster en Filosofía Contemporánea en la Universidad Complutense de Madrid (UCM)
Desde 2015, se ha desempeñado como docente universitario y como colaborador en diversas publicaciones Académicas, con artículos y ensayos. Es aficionado a la lectura de textos antiguos y le gustan las películas y los gatos.

Shares