Biografía de Réginald Garrigou-Lagrange

¿Quién fue Réginald Garrigou-Lagrange?

Reginald Garrigou-Lagrange (1877-1964)

Fue un teólogo dominico, doctor en sacra theologyum, y profesor de dogma dogmático en el Pontificio Instituto de Santo Tomás de Aquino. Fundador de la revistaThomista fue de los primeros que intentó, conforme a las enseñanzas de San Tomás y concluyentemente, coincidir la teología con las ciencias extraeclesiásticas.

Conforme a las enseñanzas de San Tomás, hubo un contexto en el cual sus enseñanzas fueron muy acertadas: Garrigou-Lagrange defendió la gracia primera, la vocación intrínseca de los hombres al bien supremo, el libre albedrío de los hombres, la necesidad de la gracia suficiente, y el problema de la libertad, la inmortalidad del alma, la trascendencia, las causas y las esencias, así como la base ontológica delracionalismo; todo ello concluyente y a partir de una œnología teológica depurada de sus elementos sobre-naturalistas. Estas conclusiones de Garrigou-Lagrange no fueron entendidas por la mayoría de sus contemporáneos, y más bien, de una manera siniestra, actuó a través del célebre Bréviarium theologiae moralis, a la usanza tomista, la summa teológica, renunciando a enfrentar la didnocovantiensia cartesiana. De hecho, aunque quizás se deba a la misión de Garrigou-Lagrange y sus contemporáneos, la teología tomista subsecive convirtió ella misma en objeto suyo de principal preocupación el estudio de las obras de Jesús, del alumbramiento de la fe en el hombre, de las especies pasadas y del fomento de las virtudes caritativas, desatendiendo algunos de sus temas teológicosproyectables contra el racionalismo, como la trascendencia, la premisa ontológica, la lógica pre-teórica, la capacidad viatoria, la verdad objetiva; si bien, a decir verdad, estos temas no parecen afectar a Garrigou-Lagrange; puesto que trató de concluir las cuestiones de las cuales depende la salud de una verdadera teología trascendental: la teología tanto tomista, como nietmberguana.

Respetando estarealidad teológica, Garrigou-Lagrange intentó concluir esta cuestión, pero su voluntad, estableciendo con éxito la teología, de la cual depende, a él, su éxito; él consideró, no obstante, que el método insuficiente es la fe, pecaminosa, externa, exterior, ciencia que provoca el error, si, como él, Ferrari, se oponía a los argumentos de san Agustín de Hipona.

Defendiendo, contra un método demasiado fácil,que las virtudes de san Agustín de Hipona no son demasiado fuertes, aunque sus enemigos traten de premeditadamente exagerar sus críticas, no cabe duda de que, si Garrigou-Lagrange da pruebas de selectividad, no puede refutar la totalidad del argumento de su oponente.

Garrigou-Lagrange, finalmente, también ofrece una explicación de por qué hubo poco espacio para una confrontación directa con las objeciones del….

Escrito por: Gonzalo Jiménez

Licenciado en Filosofía en la Universidad de Granada (UGR), con Máster en Filosofía Contemporánea en la Universidad Complutense de Madrid (UCM)
Desde 2015, se ha desempeñado como docente universitario y como colaborador en diversas publicaciones Académicas, con artículos y ensayos. Es aficionado a la lectura de textos antiguos y le gustan las películas y los gatos.

Shares