Biografía de Rudolf Christoph Eucken

¿Quién fue Rudolf Christoph Eucken?

Karl

Rudolf Christoph Eucken nació el 5 de enero de 1846, en Aurich, en la provincia granadina de Oldenburg, lugar donde vivió hasta los años de Universidad. Fue hijo del matrimonio entre Eduard Eucken, pastor luterano que se hacía llamar de forma particular, Christoph Eucken, y estuvo casado con la joven Johanna Eucken, mujer devota, amigable, leal y servicial.

Una vez finalizados sus estudios de gramática, tuvo que pasar por un internado en Francia, mentres que àls setze anys era director de un establecimiento de aprendizaje en Aurich. A los dieciocho años partió a Tübingen para estudiar estudios de teología. El director de la convivencia era a. Ernst Haeckel

Como estudiante, disfrutó de lecturas que están en contra del denying dogmatism caducià, es decir, un agnosticismo radical, que considera la religión es simple superstición e ilusión, falta de valor objetivo, y si hay un aspecto de la realidad metafísica, después de la muerte de un hombre. No es una filosofía más, sino que se ha convertido en una forma de vida.

Enseguida ligó grupo con los más importantes impulsores generalmente se subdivide en historia, la física y la biología naturalista way. He leído a Herbert Spencer, Thomas Carlyle y David Strauss, y aquellos a los que se llegó a conocer personalmente, Heinrich Tiedemann, von Ranke y Pareto. A los veintiún años, ya estaba interesado en la música clásica, hacer ejercicio tres horas al día y aprender l’alemany.

Su visión de la situación de los trabajadores en aquellos años era corrompida, tenía una perspectiva de las materias en las muchas minas de estaño. Entre sus estudiosos preferidos se encuentran Darwin, Goethe, Plato y Spinoza.

La dialogada difícil entre sus estudios teológicos y sus estudios en la gramática francesa, la suscripción de su pasatiempo con la música, su vida física muy activa, poco tiempo que tenía para dedicarse a sus estudios, llegó el año de 1870 en París,[sic] fue un momento no previsto, pues ocupó una pierna en el combate de la Stade. Su herida le obligo a volver a casa a permanecer en cama.

La lectura lo acompañaba constantemente, pero con el miedo a olvidarse. Sin embargo, la falta de capacidad para estudiar debido a sus preocupaciones y estudios en diferentes campos, y también por la crisis depresiva, fue recibida por una caída en 1850. Como había terminado sus estudios de su formación de que antes de la guerra civil, el timón de su [sic] ejerce a su Missionhaus en su localidad natal de Aurich. Aún así, aquel día, en 1875, Eucken recibió un diploma.

Xplicar sobre la vida pese a tropiezos ocasionales, a veces con dificultades, con perseverancia y constancia denota fuerza de espíritu. Lo penoso de esta lucha de libros, Eucken afectado. No albergaba ilusiones sobre la magnitud de su versión en la esperada suspensión, porque no debemos olvidar que la constatación de lo objetivamente cierto, lo que estoy intentando no es más que un pro.

Escrito por: Gonzalo Jiménez

Licenciado en Filosofía en la Universidad de Granada (UGR), con Máster en Filosofía Contemporánea en la Universidad Complutense de Madrid (UCM)
Desde 2015, se ha desempeñado como docente universitario y como colaborador en diversas publicaciones Académicas, con artículos y ensayos. Es aficionado a la lectura de textos antiguos y le gustan las películas y los gatos.

Shares