El Atomismo

¬ŅQu√© es el Atomismo?

El Atomismo filosofia foto

El atomismo es una escuela de pensamiento presocr√°tica de la antigua Grecia, establecida a finales del siglo V a.C. por Leucipo de Mileto (siglo V a.C.) y su alumno m√°s famoso, Dem√≥crito. Ense√Īa que la sustancia oculta en todos los objetos f√≠sicos est√° formada por diferentes disposiciones de √°tomos y vac√≠os (v√©ase la secci√≥n sobre la doctrina del atomismo para m√°s detalles).

La naturaleza b√°sica del atomismo

El atomismo es en esencia una doctrina analítica. Considera que las formas observables en la naturaleza no son conjuntos intrínsecos, sino agregados. A diferencia de las teorías holísticas, que explican las partes en función de las cualidades del todo, el atomismo explica las propiedades observables del todo por las de sus componentes y sus configuraciones.

Para comprender el desarrollo hist√≥rico del atomismo y, sobre todo, su relaci√≥n con la teor√≠a at√≥mica moderna, es necesario distinguir entre el atomismo en sentido estricto y otras formas de atomismo. El atomismo en sentido estricto se caracteriza por tres puntos: los √°tomos son absolutamente indivisibles, cualitativamente id√©nticos (es decir, distintos s√≥lo en forma, tama√Īo y movimiento) y combinables entre s√≠ s√≥lo por yuxtaposici√≥n. Otras formas de atomismo son menos estrictas en estos puntos.

El atomismo suele asociarse a una visi√≥n ¬ęrealista¬Ľ y mecanicista del mundo. Es realista en el sentido de que los √°tomos no se consideran construcciones subjetivas de la mente empleadas para conseguir un mejor control de los fen√≥menos a explicar, sino que los √°tomos existen en la realidad real. Del mismo modo, la visi√≥n mecanicista de las cosas, que sostiene que todos los cambios observables pueden reducirse a cambios de configuraci√≥n, no es una mera cuesti√≥n de emplear un modelo explicativo √ļtil; la tesis mecanicista sostiene, en cambio, que todos los cambios observables son causados por movimientos de los √°tomos. Por √ļltimo, como doctrina anal√≠tica, el atomismo se opone a las doctrinas organicistas, que ense√Īan que la naturaleza de un todo no puede descubrirse dividi√©ndolo en sus partes componentes y estudiando cada parte por s√≠ misma.

Dos tipos b√°sicos de atomismo

La historia del atomismo puede dividirse en dos periodos más o menos distintos, uno filosófico y otro científico, con un periodo de transición entre ambos (del siglo XVII al XIX). Este hecho histórico justifica la distinción entre atomismo filosófico y científico.

El atomismo filosófico

En el atomismo filos√≥fico, que es tan antiguo como la filosof√≠a griega, la atenci√≥n se centraba no en la explicaci√≥n detallada de todo tipo de fen√≥menos concretos, sino en algunos aspectos generales b√°sicos de estos fen√≥menos y en las l√≠neas generales seg√ļn las cuales era posible una explicaci√≥n racional de estos aspectos. Estos aspectos b√°sicos eran la existencia en la naturaleza de una multiplicidad de formas diferentes y de un cambio continuo. ¬ŅDe qu√© manera se pod√≠an explicar estos rasgos? El atomismo filos√≥fico ofrec√≠a una respuesta general a esta pregunta. Sin embargo, no se limit√≥ estrictamente al problema general de explicar la posibilidad del cambio y la multiplicidad, ni siquiera en el antiguo atomismo griego, ya que en el pensamiento griego la filosof√≠a y la ciencia todav√≠a formaban una unidad. En consecuencia, los atomistas tambi√©n trataron de dar explicaciones m√°s detalladas de fen√≥menos concretos, como la evaporaci√≥n, aunque estas explicaciones estaban destinadas m√°s a refrendar la doctrina general del atomismo que a establecer una teor√≠a f√≠sica en el sentido moderno de la palabra. Una teor√≠a de este tipo todav√≠a no era posible, porque una teor√≠a f√≠sica debe basarse en informaci√≥n indirecta o directa sobre las propiedades concretas de los √°tomos implicados, y esa informaci√≥n no estaba disponible entonces.

La teoría atómica moderna

Con el desarrollo de una teor√≠a at√≥mica cient√≠fica, los problemas filos√≥ficos generales fueron pasando a un segundo plano. Toda la atenci√≥n se centra en la explicaci√≥n de los fen√≥menos concretos. Las propiedades de los √°tomos se determinan en relaci√≥n directa con los fen√≥menos a explicar. Por eso la teor√≠a qu√≠mica at√≥mica del siglo XIX supon√≠a que cada elemento qu√≠mico identificado tiene sus propios √°tomos espec√≠ficos y que cada compuesto qu√≠mico tiene sus propias mol√©culas (combinaciones fijas de √°tomos). Las part√≠culas que act√ļan como unidades inalteradas e indivisas dependen del tipo de proceso del que se trate. Algunos fen√≥menos, como la evaporaci√≥n, se explican por un proceso en el que las mol√©culas permanecen inalteradas e id√©nticas. Sin embargo, en las reacciones qu√≠micas las mol√©culas pierden su identidad. Sus estructuras se rompen y los √°tomos que las componen, aunque conservan su propia identidad, se reorganizan en nuevas mol√©culas. Con las reacciones nucleares se alcanza un nuevo nivel, en el que los propios √°tomos ya no se consideran indivisibles: en las explicaciones de las reacciones nucleares aparecen m√°s part√≠culas elementales que los √°tomos.

Escrito por: Gonzalo Jiménez

Licenciado en Filosofía en la Universidad de Granada (UGR), con Máster en Filosofía Contemporánea en la Universidad Complutense de Madrid (UCM)
Desde 2015, se ha desempe√Īado como docente universitario y como colaborador en diversas publicaciones Acad√©micas, con art√≠culos y ensayos. Es aficionado a la lectura de textos antiguos y le gustan las pel√≠culas y los gatos.

Shares