El Agnosticismo

¿Qué es el Agnosticismo?

El agnosticismo es la creencia de que la naturaleza y la existencia de los dioses es desconocida e inherentemente incognoscible debido a la naturaleza de la experiencia subjetiva. Técnicamente, esta postura es un agnosticismo fuerte: en el uso popular, un agnóstico puede ser simplemente alguien que no adopta ninguna posición, ni a favor ni en contra, sobre la existencia de los dioses, o que aún no ha sido capaz de decidir, o que suspende el juicio debido a la falta de pruebas en uno u otro sentido (agnosticismo débil).

El agnosticismo sostiene que la naturaleza y los atributos de Dios están fuera del alcance de la mente finita y limitada del hombre. Los agnósticos suelen afirmar o bien que no es posible tener un conocimiento absoluto o cierto de la existencia o inexistencia de Dios o de los dioses, o bien que, aunque la certeza individual puede ser posible, ellos personalmente no tienen ningún conocimiento. En ambos casos, esto implica alguna forma de escepticismo.

El primer agnóstico profesado fue Protágoras, aunque el término en sí (del griego «agnosis», que significa «sin conocimiento») no se acuñó en inglés hasta la década de 1880 por T. H. Huxley.

Tipos de agnosticismo

Agnosticismo fuerte

Es el punto de vista (también llamado agnosticismo duro, agnosticismo cerrado, agnosticismo estricto, agnosticismo absoluto o agnosticismo epistemológico) de que la cuestión de la existencia o inexistencia de Dios o de los dioses es incognoscible en razón de nuestra incapacidad natural para verificar cualquier experiencia con algo que no sea otra experiencia subjetiva.

Agnosticismo suave

Es el punto de vista (también llamado agnosticismo débil, agnosticismo blando, agnosticismo abierto, agnosticismo empírico o agnosticismo temporal) de que la existencia o inexistencia de Dios o de los dioses es actualmente desconocida pero no necesariamente incognoscible, por lo que uno retendrá el juicio hasta que haya más pruebas disponibles.

Agnosticismo pragmático

Es la opinión de que no hay pruebas de la existencia o inexistencia de Dios o los dioses.

Agnosticismo apático

Es la opinión de que no hay pruebas ni de la existencia ni de la inexistencia de Dios o de los dioses, pero como cualquier Dios o dioses que puedan existir parecen despreocupados por el universo o por el bienestar de sus habitantes, la cuestión es en gran medida académica de todos modos.

Teísmo agnóstico

Es el punto de vista (también llamado agnosticismo religioso) de quienes no pretenden saber de la existencia de Dios o dioses, pero aún así creen en dicha existencia.

Ateísmo agnóstico

Es el punto de vista de quienes afirman no saber de la existencia o inexistencia de Dios o dioses, pero no creen en ellos.

Ignosticismo

Es el punto de vista de que hay que proponer una definición coherente de «Dios» antes de poder discutir con sentido la cuestión de la existencia o inexistencia de Dios. Si la definición elegida no es coherente, el ígnostico sostiene la opinión no cognitivista de que la existencia de Dios carece de sentido o es empíricamente indemostrable. A. J. Ayer, Theodore Drange y otros filósofos consideran que tanto el ateísmo como el agnosticismo son incompatibles con el ignosticismo debido a que el ateísmo y el agnosticismo aceptan que «Dios existe» como una proposición con sentido que puede argumentarse a favor o en contra.

Apoyo al agnosticismo

Algunos de los filósofos agnósticos más importantes son Protágoras, T. H. Huxley, Robert Ingersoll y Bertrand Russell, pero muchas más figuras públicas han sido agnósticos confesos, como Charles Darwin, Albert Einstein, Milton Friedman, Carl Sagan y Mark Twain.

El sofista griego Protágoras fue probablemente el primer agnóstico. Afirmó que la existencia de los dioses era incognoscible en el siglo V a.C.

Huxley fue el responsable de crear los términos «agnóstico» y «agnosticismo» para resumir su propia posición sobre la metafísica. Su agnosticismo fue una respuesta a la intolerancia clerical de la década de 1860, que intentaba suprimir los descubrimientos científicos que parecían chocar con las escrituras.

Ingersoll, conocido como «El Gran Agnóstico», fue un influyente político estadounidense de finales del siglo XIX y un firme defensor del librepensamiento (el punto de vista filosófico que sostiene que las creencias deben formarse sobre la base de la ciencia y la lógica y no estar influidas por la emoción, la autoridad, la tradición o el dogma). Popularizó y justificó la posición agnóstica, que resumió en su conferencia de 1986 «Por qué soy agnóstico».

Las obras de Russell «Por qué no soy cristiano» y «¿Soy ateo o agnóstico?» se consideran declaraciones clásicas del agnosticismo. Tuvo cuidado de distinguir entre su ateísmo en lo que respecta a ciertos tipos de conceptos de dios, y su agnosticismo en lo que respecta a algunos otros tipos de inteligencia sobrehumana. Aunque generalmente se consideraba agnóstico en un contexto puramente filosófico, decía que la etiqueta «ateo» transmitía una comprensión más precisa de sus opiniones en un contexto popular.