El Relativismo

¿Qué es el Relativismo?

El relativismo es la idea de que algún elemento o aspecto de la experiencia o la cultura es relativo a (o dependiente de) algún otro elemento o aspecto. Por lo tanto, como lo expresó Aristóteles, las cosas son lo que son sólo en relación con otras cosas, y nada es lo que es simplemente en virtud de sí mismo.

No se trata de una sola doctrina, sino de una familia de puntos de vista cuyo tema común es que algún aspecto central de la experiencia, el pensamiento, la evaluación o incluso la realidad, es de algún modo relativo a otra cosa. Así, además de la Metafísica, el Relativismo es relevante para la Epistemología, la Ética e incluso la Estética.

Protágoras y los demás sofistas, ya en el siglo V a.C., son considerados los padres fundadores del relativismo en el mundo occidental, aunque sus creencias se conocen principalmente a través de los escritos de sus oponentes, Platón y Sócrates. El relativismo también fue discutido por los primeros filósofos hindúes, jainistas y sijs de la India.

Video Sobre el Relativismo

Relativismo metafísico

El relativismo metafísico es la posición de que los objetos, y la realidad en general, sólo existen en relación con otros objetos, y no tienen ningún significado de forma aislada.

El relativismo metafísico presupone el realismo en el sentido de que hay cosas objetivas reales en el mundo que son relativas a otras cosas reales. La idea de que no hay una realidad «ahí fuera» independiente de nuestras mentes es similar al concepto de Subjetivismo metafísico, y se opone al Objetivismo.

Relativismo epistemológico

El Relativismo Epistemológico (o Relativismo Cognitivo) es la idea de que nuestro conocimiento del mundo real debe estar asistido por nuestras construcciones mentales, y que la verdad o falsedad de una afirmación es relativa a un grupo social o individuo.

Sostiene que hay un sesgo cognitivo, un sesgo notacional y un sesgo cultural, que nos impiden observar algo objetivamente con nuestros propios sentidos, y que no podemos eliminar. Se trata, por tanto, de una posición antidogmática que afirma que la verdad de una proposición depende de quién la interprete porque no se puede ni se quiere alcanzar un consenso moral o cultural.

El perspectivismo es un tipo de relativismo epistemológico desarrollado por Friedrich Nietzsche que sostiene que todas las ideaciones (la creación de nuevas ideas) tienen lugar desde una perspectiva particular. Esto significa que hay muchas perspectivas posibles que determinan cualquier posible juicio de verdad o valor que podamos hacer. Por lo tanto, ninguna forma de ver el mundo puede tomarse como definitivamente «verdadera», pero no significa necesariamente que todas las perspectivas sean igualmente válidas.

Otros tipos de relativismo

El relativismo moral

Es la posición según la cual las proposiciones morales o éticas no reflejan verdades morales objetivas y/o universales, sino que hacen afirmaciones relativas a circunstancias sociales, culturales, históricas o personales.

El relativismo

Estético es la opinión filosófica de que el juicio sobre la belleza es relativo a los individuos, las culturas, los periodos de tiempo y los contextos, y que no existen criterios universales de belleza.

El relativismo antropológico

Se refiere a una postura metodológica en la que un investigador suspende sus propios prejuicios culturales para evitar el etnocentrismo en un intento de comprender las creencias y los comportamientos en sus contextos locales. En general, los antropólogos practican un relativismo descriptivo, a diferencia del relativismo normativo de la filosofía.