El Holismo

¿Qué es el Holismo?

El Holismo en términos generales (ya sea en ciencia, sociología, economía, lingüística o filosofía) es la idea de que todas las propiedades de un sistema dado no pueden determinarse o explicarse sólo por sus partes componentes, sino que el sistema en su conjunto determina de manera importante cómo se comportan las partes.

En filosofía, el principio del holismo (que viene del griego «holos» que significa «todo» o «total») fue resumido de forma concisa por Aristóteles en su «Metafísica»: «El todo es más que la suma de sus partes». Sin embargo, el término «holismo» sólo fue introducido en el lenguaje por el estadista sudafricano Jan Smuts en fecha tan reciente como 1926.

El holismo tiene importancia para la epistemología y la filosofía del lenguaje en particular. Se contrapone al reduccionismo epistemológico (la postura de que un sistema complejo puede explicarse mediante la reducción a sus partes fundamentales) o del atomismo (en la medida en que se relaciona con la Filosofía del Lenguaje, se trata de la postura de que las oraciones tienen significado o contenido con total independencia de sus relaciones con otras oraciones o creencias).

Hay dos tipos principales, el Holismo Epistemológico (o Holismo de Confirmación) y el Holismo Semántico, que se tratan con más detalle a continuación.

Tipos de holismo

El Holismo Epistemológico

Es la afirmación de que una sola teoría científica no puede ser probada de forma aislada, porque la prueba de una teoría siempre depende de otras teorías e hipótesis. Un aspecto de esto es que la interpretación de la observación está «cargada de teoría» (depende de la teoría); otro aspecto es que la evidencia por sí sola es insuficiente para determinar qué teoría es correcta.

El holismo semántico

Es una doctrina de la Filosofía del Lenguaje según la cual una determinada parte del lenguaje (por ejemplo, un término o una frase completa) sólo puede comprenderse a través de sus relaciones con un segmento más amplio del lenguaje (previamente comprendido), posiblemente todo el lenguaje. Hasta finales del siglo XIX, siempre se suponía que una palabra obtenía su significado de forma aislada, independientemente del resto de palabras de una lengua. En 1884, Gottlob Frege formuló su influyente Principio de Contexto, según el cual sólo en el contexto de una proposición u oración una palabra adquiere su significado.

En las décadas de 1950 y 1960, filósofos como Ludwig Wittgenstein, W.V.O. Quine y Donald Davidson ampliaron aún más este principio para llegar a la posición de que una frase (y, por tanto, una palabra) sólo tiene significado en el contexto de todo un lenguaje. Sin embargo, esta teoría plantea problemas porque, dados los límites de nuestras capacidades cognitivas, nunca podremos dominar la totalidad de ninguna lengua, y tampoco explica cómo dos hablantes pueden querer decir lo mismo cuando utilizan la misma expresión lingüística (y cómo es posible incluso la comunicación entre ellos).

El holismo confirmatorio y el holismo semántico están inextricablemente unidos y, sin embargo, aunque el holismo confirmatorio está ampliamente aceptado entre los filósofos, el holismo semántico lo está mucho menos. Queda por saber cómo se pueden distinguir ambos holismos y cómo se pueden limitar las consecuencias indeseables del «holismo desabrochado».

El holismo moderado (o molecularismo semántico) es una posición de compromiso, que sostiene que los significados de las palabras dependen de algún subconjunto de la lengua (no de toda la lengua). Se plantea entonces la cuestión de qué partes de la lengua son «constitutivas» del significado de una expresión.

Video sobre el Holismo