Escuela de Mileto

¿Qué es la Escuela de Mileto?

La Escuela Milesiana foto

Se suele considerar como origen geográfico de la filosofía la ciudad de Mileto, en Jonia (Asia Menor). Allí un grupo de  filósofos en el siglo VI a.C. buscaron el arjé (“lo antiguo”). Este era un elemento material que estaba en el origen de toda la Naturaleza, así como su componente último. Tiene esa doble dimensión, es decir, el arjé era ese único principio natural a partir del cual, transformándose, surgían todas las cosas que vemos y, complementariamente, era ese mismo elemento natural que queda si descomponemos hasta el final todas las cosas que vemos.

Como derivaban la realidad a partir de un único elemento son monistas (del griego monas = uno solo).

El primer filósofo, Tales de Mileto, pensaba que el arjé era el agua; es decir, que del agua procedían todas las cosas y que estas, en el fondo, no eran sino agua.

Anaximandro llamó a este principio “ápeiron” (lo ilimitado). Era un elemento material indeterminado que se trasformaba en aquellos determinados y conocidos por nuestros sentidos (agua, tierra…).

Anaxímenes pensaba que el arjé era el aire, que dilatándose y contrayéndose formaba todas las cosas.

Evidentemente, estos primeros filósofos no acertaron con sus respuestas. Pero dieron un paso decisivo en la historia de la filosofía y la ciencia (en aquel momento, unidas): buscaron las causas de lo que pasaba en el mundo natural, no en un supuesto mundo sobrenatural (dioses) sino en este mismo mundo natural. Aún quedaba mucho por hacer, pero se empezaba a mirar en la dirección correcta. Del logos (razón) aún se hacía un uso imperfecto, pero gracias a la crítica racional se lograron avances sorprendentes en poco tiempo.

Metafísica

En Metafísica, definieron todas las cosas por su sustancia quintaesencial («archк»), de la que estaba formado el Universo y que era la fuente de toda la vida (Monismo Materialista). Sin embargo, diferían mucho en cómo concebían esta sustancia: Tales pensaba que era el agua; Anaximandro la llamaba «apeiron» (algo infinito e indeterminado); Anaxímenes se decantó por el aire. En general, creían en el hylozoísmo, la idea de que toda vida es inseparable de la materia, y que no hay distinción entre lo animado y lo inanimado, entre el espíritu y la materia.

Cosmología

En cuanto a la cosmología, también diferían en la forma de concebir el universo: Tales creía que la Tierra flotaba en el agua; Anaximandro situaba la Tierra en el centro de un universo compuesto por ruedas huecas y concéntricas llenas de fuego y atravesadas por agujeros a diversos intervalos (que aparecen como el sol, la luna y las estrellas); Anaxímenes veía el sol y la luna como discos planos que viajaban alrededor de un dosel celestial, en el que estaban fijadas las estrellas.