El Sofismo

¿Qué es el Sofismo?

El Sofismo filosofia foto

El sofismo es una de las primeras escuelas filosóficas presocráticas de la antigua Grecia. Es el nombre que se suele dar a los llamados Siete Sabios de la Grecia de los siglos VII y VI a.C. (véase más adelante), pero también a muchos otros filósofos griegos primitivos que se preocupaban más por el propio hombre y por cómo debía comportarse que por las grandes cuestiones sobre el Universo. Sin embargo, más que una escuela o un movimiento bien definidos, se trata de una agrupación poco precisa de individuos con ideas afines.

Sofisma

El término «sofisma» proviene del griego «sophos» o «sophia» (que significa «sabio» o «sabiduría»), y originalmente se refería a cualquier pericia en un dominio específico de conocimiento u oficio. Tras un periodo en el que se refería principalmente a los poetas, la palabra pasó a describir la sabiduría general y, especialmente, la sabiduría sobre los asuntos humanos. Con el tiempo, pasó a designar a una clase de intelectuales itinerantes que impartían cursos de «excelencia» o «virtud» (a menudo cobrando elevados honorarios por ello), que especulaban sobre la naturaleza del lenguaje y la cultura y que empleaban la retórica para lograr sus propósitos (que generalmente consistían en persuadir o convencer a otros).

Pensamiento de los sofistas

Los sofistas sostenían puntos de vista relativistas sobre la cognición y el conocimiento (que no hay una verdad absoluta, o que dos puntos de vista pueden ser aceptables al mismo tiempo), puntos de vista escépticos sobre la verdad y la moral, y su filosofía a menudo contenía críticas a la religión, el derecho y la ética. Muchos sofistas eran tan religiosos como la mayoría de sus contemporáneos, pero algunos tenían opiniones ateas o agnósticas. Entre las citas típicas de los sofistas figuran «El hombre es la medida de todas las cosas» (Protágoras) y «La justicia no es otra cosa que la ventaja del más fuerte» (Trasímaco, c. 459 – 400 a.C.).

Los sofistas tuvieron una influencia considerable en su época y fueron muy bien considerados. Por lo general, eran maestros itinerantes que aceptaban honorarios a cambio de instrucción en oratoria y retórica, y hacían hincapié en la aplicación práctica de la retórica a la vida cívica y política. Sus contribuciones culturales y psicológicas desempeñaron un papel importante en el crecimiento de la democracia en Atenas, sobre todo por su enseñanza retórica, su adopción del relativismo y su aceptación liberal y pluralista de otros puntos de vista. Los sofistas fueron también algunos de los primeros abogados del mundo, haciendo pleno uso de su desarrollada capacidad de argumentación.

Inicios

Los primeros sofistas afirmaban que podían encontrar las respuestas a todas las preguntas, lo que, junto con su práctica de cobrar honorarios y su cuestionamiento de la existencia y las funciones de las deidades tradicionales, provocó el resentimiento popular contra los sofistas, sus ideas y sus escritos. Algunos escritores han incluido a Sócrates como sofista, aunque era escrupuloso al no aceptar honorarios ni hacer afirmaciones de sabiduría superior, y su alumno más ilustre, Platón, representa a Sócrates refutando a los sofistas en varios de sus «Diálogos».

Platón

Platón es en gran parte responsable de la visión moderna del sofista como un instructor codicioso y que busca el poder, que utiliza prestidigitación retórica y ambigüedades del lenguaje para engañar, o para apoyar un razonamiento falaz. Platón desprecia especialmente a Gorgias, uno de los más famosos y exitosos de los primeros sofistas. Se consideraba que el sofismo era capaz de pervertir la verdad porque hacía hincapié en la retórica práctica más que en la virtud, y enseñaba a los estudiantes a argumentar cualquier lado de una cuestión. En la mayoría de los casos, nuestro conocimiento del pensamiento sofista nos llega a través de citas fragmentarias que carecen de contexto, muchas de ellas de Aristóteles, quien, al igual que su maestro Platón, tenía a los sofistas en poca consideración.

Debido en gran medida a la influencia de Platón y Aristóteles, la filosofía pasó a considerarse distinta del sofismo, que gradualmente se convirtió en sinónimo de la disciplina práctica de la retórica, de modo que, en la época del Imperio Romano, un sofista era simplemente un profesor de retórica o un orador popular. De hecho, durante un tiempo, los sofistas empezaron a sufrir persecuciones, amenazas e incluso asesinatos. En su uso moderno, en gran medida despectivo, «sofisma» (o «sofistería») ha llegado a significar un argumento confuso o ilógico utilizado para engañar a alguien, o simplemente filosofía o argumento por sí mismo, vacío de contenido o valor real.

Los Siete Sabios de la antigua Grecia eran siete sabios (filósofos, estadistas y legisladores):

  • Tales de Mileto, famoso por su máxima «Traer la seguridad trae la ruina».
  • Solón de Atenas (c. 638 – 558 a.C.), famoso por su máxima «Conócete a ti mismo».
  • Chilón de Esparta (siglo VI a.C.), famoso por su máxima «No dejes que la lengua supere al sentido común».
  • Pittacus de Mitilene (c. 640 – 568 a.C.), famoso por su máxima «Conoce tu oportunidad».
  • Bias de Priene (siglo VI a.C.), famoso por su máxima «Todos los hombres son malvados».
  • Cleóbulo de Lindos (muerto hacia el 560 a.C.), famoso por su máxima «La moderación es impecable».
  • Periandro de Corinto (siglo VII a.C.), famoso por su máxima «La previsión en todas las cosas».

Otros sofistas conocidos son Protágoras, Gorgias, Pródico (c. 465 – 415 a.C.), Hipias (c. 460 – 399 a.C.), Trasímaco (c. 459 – 400 a.C.), Licofrón (siglo III a.C.), Calicles (siglo V a.C.), Antífona (c. 480 – 411 a.C.) y Crátilo (siglo V a.C.).