El Verificacionismo

¿Qué es el Verificacionismo?

El Verificacionismo (también conocido como criterio de verificabilidad del significado o principio de verificación) es la doctrina según la cual una proposición sólo es cognitivamente significativa si puede determinarse de forma definitiva y concluyente que es verdadera o falsa (es decir, verificable o falsable). Entre los verificacionistas se ha discutido mucho si esto debe ser posible en la práctica o sólo en principio.

El verificacionismo se utiliza a menudo para descartar como sin sentido gran parte del debate tradicional en áreas de la Filosofía de la Religión, la Metafísica y la Ética, porque muchos debates filosóficos se hacen sobre la verdad de las frases no verificables. Es el concepto que subyace a gran parte de la doctrina del Positivismo Lógico, y es una idea importante en Epistemología, Filosofía de la Ciencia y Filosofía del Lenguaje.

El problema del verificacionismo, según algunos, es que algunos enunciados son «universales» en el sentido de que hacen afirmaciones sobre un conjunto posiblemente infinito de objetos. Dado que no es posible verificar que el enunciado es verdadero para cada uno de un número infinito de objetos, parece que la verificación es imposible.

Para contrarrestar esto, Karl Popper (1902 – 1994) propuso el concepto de falsacionismo, según el cual si no se encuentra ningún caso en el que la afirmación «universal» sea falsa, entonces la hipótesis se acepta como provisionalmente verdadera. A. J. Ayer respondió a la acusación de inverificabilidad afirmando que, aunque casi cualquier afirmación (excepto una tautología) es inverificable en sentido fuerte, existe un sentido débil de verificabilidad en el que una proposición es verificable si es posible que la experiencia la haga probable.

Historia del Verificacionismo

El empirismo, desde John Locke en el siglo XVII, puede considerarse verificacionista. El principio básico del empirismo es que la experiencia es nuestra única fuente de conocimiento y el verificacionismo puede considerarse simplemente una consecuencia de este principio. Empiristas como David Hume rechazaron las posturas filosóficas sobre la existencia de un Dios, un alma o incluso un yo, ya que era incapaz de señalar (léase, verificar) la impresión de la que se deriva la idea de la cosa. Aunque los primeros empiristas no discutían directamente el significado de las proposiciones, su postura general seguía siendo coherente con el verificacionismo.

El Positivismo de Auguste Comte

Se basó en gran medida en el concepto de verificacionismo, y el Positivismo Lógico del que surgió a principios del siglo XX se basó en gran medida en el verificacionismo. El pragmatismo no se propuso descartar la metafísica, la religión o la ética con el principio de verificación del mismo modo que lo hizo el positivismo lógico, pero siguió haciendo uso del concepto, en un intento de proporcionar una norma para llevar a cabo una filosofía buena y útil.

Karl Popper (1902 – 1994) afirmó que una hipótesis, proposición o teoría sólo es científica si es falsable (es decir, si puede demostrarse su falsedad mediante una observación o un experimento físico) en lugar de verificable, lo que dio lugar al concepto de falsacionismo. Sin embargo, afirmó que su exigencia de falsabilidad no pretendía ser una teoría del significado, sino una norma metodológica para las ciencias.

Algunos afirman que el Argumento del Lenguaje Privado de Wittgenstein de 1953 es una forma de verificacionismo, aunque existe cierta controversia al respecto. El argumento, en su forma más simple, pretende demostrar que la idea de un lenguaje comprensible por un solo individuo es incoherente.