El Epicureísmo

¬ŅQu√© es el epicure√≠smo?

Epicure√≠smo, en sentido estricto, la filosof√≠a ense√Īada por Epicuro (341-270 a.C.). En un sentido amplio, es un sistema de √©tica que abarca toda concepci√≥n o forma de vida que se pueda remontar a los principios de su filosof√≠a. En la pol√©mica antigua, como a menudo desde entonces, el t√©rmino se empleaba con un significado a√ļn m√°s gen√©rico (y claramente err√≥neo) como equivalente al hedonismo, la doctrina de que el placer o la felicidad es el bien principal. En el lenguaje popular, el epicure√≠smo significa, por tanto, la devoci√≥n al placer, a la comodidad y a la vida elevada, con una cierta delicadeza de estilo.

La naturaleza del epicureísmo

Varios conceptos fundamentales caracterizan la filosof√≠a de Epicuro. En f√≠sica, son el atomismo, una concepci√≥n mec√°nica de la causalidad, limitada, sin embargo, por la idea de un movimiento espont√°neo, o ¬ęgiro¬Ľ, de los √°tomos, que interrumpe el efecto necesario de una causa; la infinidad del universo y el equilibrio de todas las fuerzas que encierran circularmente sus fen√≥menos; y la existencia de dioses concebidos como naturalezas beatificadas e inmortales completamente ajenas a los acontecimientos del mundo. En la √©tica, los conceptos b√°sicos son la identificaci√≥n del bien con el placer y del bien supremo y fin √ļltimo con la ausencia de dolor del cuerpo y del alma, l√≠mite m√°s all√° del cual el placer no crece sino que cambia; la reducci√≥n de toda relaci√≥n humana al principio de utilidad, que encuentra su m√°xima expresi√≥n en la amistad, en la que al mismo tiempo se supera; y, de acuerdo con este fin, la limitaci√≥n de todo deseo y la pr√°ctica de las virtudes, de las que el placer es inseparable, y una vida retirada y tranquila.

En principio, la √©tica del placer de Epicuro es exactamente lo contrario de la √©tica del deber de los estoicos. Las consecuencias, sin embargo, son las mismas: al final, el epic√ļreo se ve obligado a vivir con la misma templanza y justicia que el estoico. Sin embargo, es muy importante un punto de divergencia: los muros de la ciudad del estoico son los del mundo, y su ley es la de la raz√≥n; los l√≠mites de la ciudad del epic√ļreo son los de un jard√≠n, y la ley es la de la amistad. Aunque este jard√≠n puede alcanzar tambi√©n los l√≠mites de la tierra, su centro es siempre un individuo.

Historia del epicureísmo

Los predecesores de Epicuro fueron, en f√≠sica, Leucipo y Dem√≥crito y, en √©tica, Antif√≥n Sofista, Aristipo de Cirene y Eudoxo de Cnido, ge√≥metra y astr√≥nomo. Epicuro se diferenci√≥ de todos ellos en su esp√≠ritu sistem√°tico y en la unidad que intent√≥ dar a cada parte de la filosof√≠a. En este sentido, se vio muy influenciado por la filosof√≠a y las ense√Īanzas de Arist√≥teles, al recoger lo esencial de sus doctrinas y perseguir los problemas que √©ste planteaba.

Las ense√Īanzas de Epicuro

En el a√Īo 306 a.C., Epicuro estableci√≥ su escuela en Atenas, en su jard√≠n, que pas√≥ a llamarse El Jard√≠n.

Sus obras

De acuerdo con el objetivo que asignaba a la filosof√≠a, la ense√Īanza de Epicuro ten√≠a un car√°cter dogm√°tico, en el fondo si no en la forma. Llam√≥ a sus tratados dialogismoi, o ¬ęconversaciones¬Ľ. Como la utilidad de las doctrinas resid√≠a en su aplicaci√≥n, las resum√≠a en stoicheia, o ¬ęproposiciones elementales¬Ľ, para ser memorizadas. En este sentido, Epicuro fue el inventor del m√©todo catequ√©tico. El n√ļmero de obras producidas por Epicuro y sus disc√≠pulos revela una impresionante actividad te√≥rica. Pero no menos importante fue la acci√≥n pr√°ctica de vivir seg√ļn las virtudes ense√Īadas por √©l y de cumplir con las obligaciones de ayuda rec√≠proca en nombre de la amistad. En estos esfuerzos, el propio Epicuro prest√≥ una ayuda continua, ya que, incluso cuando era viejo y estaba enfermo, se ocupaba de escribir cartas de advertencia, orientaci√≥n y consuelo, anunciando en todas partes su evangelio de la paz y, bajo el nombre de placer, invitando al amor.

Escrito por: Gonzalo Jiménez

Licenciado en Filosofía en la Universidad de Granada (UGR), con Máster en Filosofía Contemporánea en la Universidad Complutense de Madrid (UCM)
Desde 2015, se ha desempe√Īado como docente universitario y como colaborador en diversas publicaciones Acad√©micas, con art√≠culos y ensayos. Es aficionado a la lectura de textos antiguos y le gustan las pel√≠culas y los gatos.

Shares