La Filosofía Analítica

¿Qué es la Filosofía Analítica?

Filosofía Analítica Filosofia foto

La filosofía analítica  es un movimiento filosófico del siglo XX que sostiene que la filosofía debe aplicar técnicas lógicas para alcanzar la claridad conceptual y que la filosofía debe ser coherente con el éxito de la ciencia moderna. Para muchos filósofos analíticos, el lenguaje es la principal (quizá la única) herramienta, y la filosofía consiste en aclarar cómo se puede utilizar el lenguaje.

La filosofía analítica también se utiliza como frase comodín para incluir todas las ramas (principalmente anglófonas) de la filosofía contemporánea no incluidas en la etiqueta de filosofía continental, como el positivismo lógico, el logicismo y la filosofía del lenguaje ordinario. En cierta medida, todas estas escuelas se derivan de los trabajos pioneros de la Universidad de Cambridge a principios del siglo XX y de la Universidad de Oxford después de la Segunda Guerra Mundial, aunque muchos de sus colaboradores eran originarios de la Europa continental.

Movimiento de la Filosofía Analítica

La filosofía analítica como movimiento específico fue liderada por Bertrand Russell, Alfred North Whitehead, G. E. Moore y Ludwig Wittgenstein. Apartándose de las formas entonces dominantes del hegelianismo, (en particular objetando su idealismo y su oscuridad casi deliberada), comenzaron a desarrollar un nuevo tipo de análisis conceptual basado en los nuevos desarrollos de la Lógica, y lograron hacer contribuciones sustanciales a la Lógica filosófica durante la primera mitad del siglo XX.

Los tres pilares fundamentales de la filosofía analítica son:

  • Qe no hay verdades específicamente filosóficas y que el objeto de la filosofía es el esclarecimiento lógico de los pensamientos.
  • Que el esclarecimiento lógico de los pensamientos sólo puede lograrse mediante el análisis de la forma lógica de las proposiciones filosóficas, por ejemplo, utilizando la gramática formal y el simbolismo de un sistema lógico.
  • Un rechazo de los sistemas filosóficos amplios y de las grandes teorías en favor de la atención a los detalles, así como una defensa del sentido común y del lenguaje ordinario contra las pretensiones de la Metafísica y la Ética tradicionales.

Los primeros desarrollos de la filosofía analítica surgieron a partir del trabajo del matemático y lógico alemán Gottlob Frege (ampliamente considerado como el padre de la lógica filosófica moderna), y su desarrollo de la Lógica de Predicados. Bertrand Russell y Alfred North Whitehead, sobre todo en sus revolucionarios «Principia Mathematica» (1910-1913) y su desarrollo de la Lógica Simbólica, intentaron demostrar que las matemáticas son reducibles a principios lógicos fundamentales.

Entre 1910 y 1930, filósofos analíticos como Russell y Wittgenstein se centraron en la creación de un lenguaje ideal para el análisis filosófico (conocido como Análisis del Lenguaje Ideal o Formalismo), que estaría libre de las ambigüedades del lenguaje ordinario que, en su opinión, a menudo metía a los filósofos en problemas. En su «Tractatus Logico-Philosophicus» de 1921, Wittgenstein sugirió que el mundo no es más que la existencia de ciertos estados de cosas que pueden expresarse en el lenguaje de la lógica de predicados de primer orden, de modo que puede construirse una imagen del mundo expresando los hechos atómicos en proposiciones atómicas y vinculándolos mediante operadores lógicos, una teoría que a veces se denomina atomismo lógico.

G. E. Moore, que junto con Bertrand Russell había sido un pionero en su oposición al hegelianismo dominante (y su creencia en el Idealismo Absoluto de Hegel) en las universidades británicas de principios del siglo XX, desarrolló su Filosofía del Sentido Común epistemológico, intentando defender la visión «de sentido común» del mundo tanto contra el Escepticismo como contra el Idealismo.

A finales de los años 20, 30 y 40, el formalismo de Russell y Wittgenstein fue recogido por el Círculo de Viena y el Círculo de Berlín, que se convirtieron en el movimiento del Positivismo Lógico, centrado en términos lógicos universales, supuestamente separados de factores contingentes como la cultura, el lenguaje y las condiciones históricas. A finales de los años 40 y 50, siguiendo la filosofía posterior de Wittgenstein, la Filosofía Analítica dio un giro hacia la Filosofía del Lenguaje Ordinario, que hacía hincapié en el uso del lenguaje ordinario por parte de la gente corriente.

Tras los fuertes ataques a la Filosofía Analítica en los años 50 y 60, tanto el Positivismo Lógico como la Filosofía del Lenguaje Ordinario pasaron rápidamente de moda. Sin embargo, muchos filósofos en Gran Bretaña y América después de la década de 1970 siguen considerándose filósofos «analíticos», (generalmente caracterizados por la precisión y la minuciosidad sobre un tema estrecho), aunque también es evidente un menor énfasis en la lingüística y un mayor eclecticismo o pluralismo característico del posmodernismo.

Filosofía Analítica contemporánea

La filosofía analítica más contemporánea también ha incluido un amplio trabajo en otras áreas de la filosofía, como:

En Ética

  • Phillipa Foot (1920 – )
  • R. M. Hare (1919 – 2002)
  • J. L. Mackie (1917 – 1981)

En Filosofía Política

  • John Rawls (1921 – 2002)
  • Robert Nozick (1938 – 2002)

En Estética

  • Arthur Danto (1924 – 2013)

En Filosofía de la Mente

  • Daniel Dennett (1942 – )
  • Paul Churchland (1942 – )