El Nihilismo

¿Qué es el Nihilismo?

El nihilismo es la posición filosófica que sostiene que el Ser, especialmente la existencia humana pasada y actual, carece de significado objetivo, propósito, verdad comprensible o valor esencial. Afirma que no hay ninguna prueba razonable de la existencia de un gobernante o creador superior, que no existe una «moral verdadera» y que la ética secular objetiva es imposible. Por tanto, la vida no tiene, en cierto sentido, ninguna verdad y ninguna acción es objetivamente preferible a otra.

El término «nihilismo» fue popularizado por primera vez por el novelista Ivan Turgenev (1818 – 1883). Movimientos artísticos como el dadaísmo y el futurismo, y movimientos filosóficos como el existencialismo, el posmodernismo, el posestructuralismo y el deconstruccionismo han sido identificados por los comentaristas como «nihilistas» en diversas ocasiones y en distintos contextos. El nihilismo se diferencia del escepticismo en que éste no rechaza de plano las pretensiones de verdad, sino que sólo las rechaza si no hay suficientes pruebas empíricas que las respalden.

El nihilismo se asocia más a menudo con el filósofo alemán Friedrich Nietzsche, aunque en realidad nunca abogó por el nihilismo como modo de vida práctico y normalmente fue bastante crítico con él. Sin embargo, fue uno de los primeros filósofos que estudió ampliamente el nihilismo. La crítica de Nietzsche al nihilismo se basa principalmente en que puede convertirse en una creencia falsa y llevar a los individuos a descartar cualquier esperanza de sentido en el mundo y, por tanto, a inventar alguna medida alternativa compensatoria de significado. También afirma que el nihilismo es el resultado de valorar las cosas «superiores», «divinas» o «metafísicas» (como Dios), que a su vez no valoran las cosas «bajas», «humanas» o «terrenales», y que cualquier forma de idealismo, tras ser rechazada por el idealista, conduce al nihilismo. Según Nietzsche, sólo una vez superado el nihilismo, una cultura puede tener un verdadero fundamento sobre el que prosperar.

Del mismo modo, Jacques Derrida, cuyo movimiento del deconstruccionismo es comúnmente tachado de nihilista, no hizo él mismo las afirmaciones que a menudo se le atribuyen. De hecho, el deconstruccionismo puede verse no como una negación de la verdad, sino como una negación de nuestra capacidad de conocer la verdad (es decir, hace una afirmación epistemológica en contraposición a la afirmación ontológica o metafísica del nihilismo).

El nihilismo es una de las pocas ramas de la filosofía que permite la posibilidad de la nada absoluta. Partiendo de tres supuestos aparentemente plausibles -que hay un número finito de objetos en el mundo; que cada uno de esos objetos es contingente (es decir, que aunque exista, podría no haber existido); y que los objetos son independientes (es decir, que la inexistencia de una cosa no requiere la existencia de ninguna otra)-, el «argumento de la sustracción» dice que cada objeto contingente puede ser sustraído del mundo, uno por uno, hasta que no quede absolutamente nada. Sin embargo, no está claro que la suposición de independencia sea justificable, y en la práctica (ya sea en un experimento de pensamiento imaginativo, o en el duro mundo científico de la física de partículas) la sustracción de un objeto de un escenario particular realmente tiene repercusiones, aunque sean pequeñas, para el mundo en su conjunto. Más bien, la nada parece ser un límite o una asíntota a la que se puede llegar, pero que nunca se alcanza del todo.

Video sobre el Nihilismo

Tipos de nihilismo

Nihilismo metafísico

Es la teoría de que no hay objetos o de que los objetos no existen y, por lo tanto, la realidad empírica es una ilusión o, más comúnmente, la teoría de que podría no haber objetos en absoluto (es decir, que hay un mundo posible en el que no hay objetos en absoluto). Un objeto, en este caso, es una cosa, una entidad o un ser que puede tener propiedades y mantener relaciones con otros objetos. Esta postura se ha atribuido a filósofos como Parménides, Buda, los vedantinos advaita hindúes o Immanuel Kant.

Nihilismo mereológico

Es la posición de que los objetos con partes propias no existen, (y, por corolario, los objetos que existen en el tiempo no tienen partes temporales), y sólo existen los bloques básicos de construcción (por ejemplo, electrones, quarks). (La meraología es la teoría de las relaciones de la parte con el todo, y de las relaciones de la parte con la parte dentro de un todo). Estos bloques de construcción más pequeños son elementos individuales y separados que nunca se unifican o se unen en un ser no individual. Si los bloques de construcción de la realidad nunca componen ningún elemento completo, entonces toda la realidad no implica ningún elemento completo, aunque creamos que sí. Por tanto, el mundo que vemos y experimentamos, que parece estar lleno de objetos con partes, es un producto de la percepción humana errónea. Un filósofo que ha defendido algo parecido al nihilismo mereológico puro es Peter Unger (1942 – ), en sus artículos «No hay cosas ordinarias» y «Yo no existo».

Nihilismo parcial

Algunos filósofos sostienen que sólo los objetos de un determinado tipo tienen partes. Una de estas posturas es el organicismo, según el cual los seres vivos son compuestos (es decir, objetos que tienen partes) y, por tanto, existen, pero no hay otros objetos con partes, y todos los demás objetos que creemos que son compuestos (por ejemplo, sillas, planetas, etc.), por tanto, no existen. Sin embargo, los organicistas como Peter van Inwagen (1942 – ) afirman que, aunque no exista una mesa, hay simples (bloques básicos de construcción) «dispuestos en forma de mesa».

El nihilismo moral es la opinión metaética de que las afirmaciones éticas son generalmente falsas. Sostiene que no hay hechos morales objetivos ni proposiciones verdaderas -que nada es moralmente bueno, malo, incorrecto, correcto, etc.- porque no hay verdades morales (por ejemplo, un nihilista moral diría que el asesinato no está mal, pero tampoco está bien). La filosofía de Nicolás Maquiavelo se presenta a veces como un modelo de nihilismo moral, pero eso es muy cuestionable, ya que guardaba mucho silencio sobre cuestiones morales y, en todo caso, presentaba una alternativa a las teorías éticas de su época, más que un rechazo total de toda la moral.