El Estructuralismo

¿Qué es el Estructuralismo?

El Estructuralismo es un movimiento intelectual del siglo XX y un enfoque de las ciencias humanas (ha tenido un profundo efecto en la lingüística, la sociología, la antropología y otros campos además de la filosofía) que intenta analizar un campo específico como un sistema complejo de partes interrelacionadas. En términos generales, el estructuralismo sostiene que toda la actividad humana y sus productos, incluso la propia percepción y el pensamiento, son construidos y no naturales, y en particular que todo tiene un significado debido al sistema de lenguaje en el que nos movemos. Está estrechamente relacionado con la semiótica, el estudio de los signos, los símbolos y la comunicación, y de cómo se construye y entiende el significado.

Ideas del estructuralismo

Hay cuatro ideas principales que subyacen al estructuralismo como movimiento general: en primer lugar, todo sistema tiene una estructura; en segundo lugar, la estructura es lo que determina la posición de cada elemento de un conjunto; en tercer lugar, las «leyes estructurales» se ocupan de la coexistencia más que de los cambios; y en cuarto lugar, las estructuras son las «cosas reales» que se encuentran bajo la superficie o la apariencia del significado.

Se considera que el estructuralismo tiene su origen en la obra del teórico lingüístico suizo Ferdinand de Saussure (1857 – 1913) a principios del siglo XX, pero pronto se aplicó a muchos otros campos, como la filosofía, la antropología, el psicoanálisis, la sociología, la teoría literaria e incluso las matemáticas. A principios del siglo XX, Saussure desarrolló una ciencia de los signos basada en la lingüística (semiótica o semiología). Sostenía que toda lengua no es más que un sistema complejo de signos que expresan ideas, con reglas que rigen su uso. Llamó a la estructura abstracta subyacente de una lengua, «langue«, y a las manifestaciones concretas o personificaciones, «parole«. Llegó a la conclusión de que cualquier signo individual es esencialmente arbitrario y que no existe una relación natural entre un significante (por ejemplo, la palabra «perro») y el significado (por ejemplo, el concepto mental del animal real).

A diferencia de los modelos romántico o humanista, que sostienen que el autor es el punto de partida o el progenitor de cualquier texto, el estructuralismo sostiene que cualquier escrito (o cualquier «sistema significante») no tiene origen y que los autores se limitan a habitar las estructuras preexistentes («langue«) que les permiten hacer cualquier frase o historia particular («parole»), de ahí la idea de que «el lenguaje nos habla», en lugar de que nosotros hablemos el lenguaje. El estructuralismo fue también, en cierta medida, una reacción contra la fenomenología, ya que sostenía que la «profundidad» de la experiencia sólo podía ser, de hecho, un efecto de estructuras que no son en sí mismas experienciales.

Movimiento Estructuralista

Aunque probablemente todos ellos habrían negado formar parte de este supuesto movimiento, el filósofo Michel Foucault, el antropólogo Claude Lévi-Strauss (1908 – 2009), el psicoanalista Jacques Lacan (1901 – 1981), el psicólogo del desarrollo Jean Piaget (1896 – 1980) los lingüistas Roman Jakobson (1896 – 1982) y Noam Chomsky (1928 – ), el crítico literario Roland Barthes (1915 – 1980) y los teóricos marxistas Louis Althusser (1918 – 1990) y Nicos Poulantzas (1936 – 1979) contribuyeron al desarrollo de la teoría y las técnicas del estructuralismo, la mayor parte de este desarrollo tuvo lugar en Francia.

Roland Barthes

Barthes, en particular, demostró el modo en que los medios de comunicación de masas difundían puntos de vista ideológicos basados en su capacidad para hacer que los signos, las imágenes y los significantes funcionaran de un modo particular, transmitiendo significados míticos más profundos dentro de la cultura popular de lo que las imágenes superficiales sugieren inmediatamente (por ejemplo, la Union jack significa la nación, la corona, el imperio, la «britanidad», etc.).

Años 60

En los años sesenta, se convirtió en una fuerza importante dentro del movimiento filosófico continental en Europa, y llegó a ocupar el pedestal del existencialismo en la Francia de los sesenta. Sin embargo, en la década de los 70 se vio sometido a un creciente fuego interno por parte de los críticos que lo acusaban de ser demasiado rígido y ahistórico, y de favorecer las fuerzas estructurales deterministas por encima de la capacidad de acción de las personas individuales, y escuelas como el deconstruccionismo y el posestructuralismo intentaron distinguirse del simple uso del método estructural y romper con el pensamiento estructuralista. En retrospectiva, son más bien estos movimientos que engendró, y no el propio estructuralismo, los que llaman la atención.