El Monoteísmo

¿Qué es el Monoteísmo?

El monoteísmo es la creencia en la existencia de una sola deidad, o en la unicidad de Dios. Es un tipo de teísmo y se suele contraponer al politeísmo (la creencia en múltiples dioses) y al ateísmo (la ausencia de creencia en dioses). Los credos abrahámicos (judaísmo, cristianismo e islamismo), así como el concepto de Dios de Platón, afirman el monoteísmo, y ésta es la concepción habitual que se debate en la filosofía occidental de la religión.

La palabra «monoteísmo» deriva del griego («monos» que significa «uno» y «theos» que significa «dios»), y el término inglés fue utilizado por primera vez por el filósofo inglés Henry More (1614 – 1687).

Video sobre el Monoteísmo

Historia del monoteísmo

Las primeras religiones monoteístas se remontan al culto de Atón en el antiguo Egipto, al Nasadiya Sukta del periodo védico de la India y a Ahura Mazda, el único creador increado del zoroastrismo. También hay denominaciones monoteístas dentro del hinduismo, como el vedanta, el vaishnavismo, el shaivismo, el shaktismo y el smartismo.

La Torá (o Biblia hebrea), creada entre los siglos XIII y IV a.C., es la fuente del judaísmo y, a su vez, sirvió de base para las religiones cristiana e islámica (las tres juntas se conocen como la fe abrahámica). Los judíos, los cristianos y los musulmanes probablemente estarían de acuerdo en que Dios es un ser eternamente existente que existe aparte del espacio y el tiempo, que es el creador del universo, y que es omnipotente (todopoderoso), omnisciente (que todo lo sabe), omnibenevolente (que todo lo quiere) y posiblemente omnipresente (que todo lo ve). Las religiones, sin embargo, difieren en los detalles: Los cristianos, por ejemplo, afirman además que Dios tiene tres aspectos (el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo).

Más recientemente, el sijismo es una fe claramente monoteísta que surgió en el norte de la India durante los siglos XVI y XVII, y la fe bahá’í, una religión fundada en la Persia del siglo XIX, tiene como enseñanza central el único ser sobrenatural, Dios, que creó toda la existencia.

El monoteísmo filosófico, y el concepto asociado de bien y mal absolutos, surgió en la Grecia clásica, sobre todo con Platón y los posteriores neoplatónicos (que desarrollaron un tipo de monismo teísta en el que lo absoluto se identifica con lo divino, ya sea como un Dios impersonal o personal).

Tipos de monoteísmo

Monoteísmo exclusivo

La creencia de que sólo hay una deidad, y que todas las demás deidades reclamadas son distintas de ella y falsas. Las religiones abrahámicas y la denominación hindú del vaishnavismo (que considera incorrecta la adoración de cualquiera que no sea Vishnu) son ejemplos de monoteísmo exclusivo.

Monoteísmo inclusivo

La creencia de que sólo hay una deidad, y que todas las demás deidades reclamadas son sólo nombres diferentes para ella. La denominación hindú del Smartismo es un ejemplo de Monoteísmo Inclusivo.

Monoteísmo de la sustancia

La creencia (que se encuentra en algunas religiones indígenas africanas) de que los muchos dioses son sólo formas diferentes de una única sustancia subyacente.

Panteísmo

La creencia en un Dios que equivale a la Naturaleza o al universo físico, o que todo es de un Dios abstracto inmanente que lo abarca todo.

Panenteísmo

La creencia (también conocida como monoteísmo monista), similar al panteísmo, de que el universo físico está unido a Dios o es parte integrante de él, pero subrayando que Dios es mayor que el universo (en lugar de ser equivalente a él).

Deísmo

Forma de monoteísmo en la que se cree que existe un Dios, pero que éste no interviene en el mundo, ni interfiere en la vida humana ni en las leyes del universo. Postula un creador no intervencionista que permite que el universo funcione por sí mismo según las leyes naturales.

Henoteísmo

La devoción a un solo dios aceptando la existencia de otros dioses, y sin negar que otros puedan con igual verdad adorar a dioses diferentes. Se le ha llamado «monoteísmo de principio y politeísmo de hecho».

Monolatrismo (o monolatría)

La creencia en la existencia de muchos dioses, pero con la adoración consistente de una sola deidad. A diferencia del henoteísmo, el monolatría afirma que sólo hay un dios digno de adoración, aunque se sabe que existen otros dioses. En realidad es más politeísmo que monoteísmo.

Misteísmo

La creencia de que existe un Dios, pero que en realidad es malo. La palabra inglesa fue acuñada por Thomas de Quincey en 1846. En sentido estricto, el término connota una actitud de odio hacia Dios, más que una afirmación sobre su naturaleza.

Disteísmo

La creencia de que un Dios existe, pero no es totalmente bueno, o posiblemente incluso malvado (en contraposición al euteísmo, la creencia de que Dios existe y es totalmente bueno). Hay varios ejemplos de disteísmo discutible en la Biblia.