El Agrarismo

¬ŅQu√© es el Agrarismo?

Agrarismo, en filosofía social y política, perspectiva que subraya la primacía de la agricultura familiar, la propiedad generalizada y la descentralización política. Las ideas agrarias suelen justificarse en términos de que sirven para cultivar el carácter moral y desarrollar una persona plena y responsable. Muchos defensores del agrarismo veneran la naturaleza (entendida como fenómeno natural o como creación de Dios), respetan la tradición y la experiencia, desconfían de la ideología y ven con escepticismo la ciencia y la tecnología. Los defensores del agrarismo creen que cuando los individuos se vinculan a la agricultura y a un modo de vida rural, el trabajo necesario mejora su existencia. La familia y la localidad están arraigadas, lo que permite el desarrollo de asociaciones estables que permiten a las personas experimentar, de forma no adquisitiva, los bienes de una comunidad arraigada, como el ocio, la amistad, el amor, el arte y la religión.

Raíces griegas y romanas

El agrarismo tiene fuertes ra√≠ces en la Grecia y la Roma cl√°sicas. Ya en el siglo VIII a.C., el poeta griego Hes√≠odo, en su epopeya Los trabajos y los d√≠as, forj√≥ un v√≠nculo entre la mejora moral y la agricultura. En los siglos III y II a.C., el orador romano Marco Porcio Cat√≥n, en su √ļnica obra conservada, De agri cultura (Sobre la agricultura), defend√≠a el honor de la agricultura, ofreciendo prescripciones morales y sabidur√≠a junto con consejos sobre el cultivo y la gesti√≥n de la tierra. Las muy elogiadas Ge√≥rgicas del poeta romano Virgilio, escritas en el √ļltimo siglo a.C. e influidas por Hes√≠odo, expresan el amor por el campo e incluyen instrucciones sobre agricultura. El poeta romano Horacio, amigo de Virgilio y √©l mismo beneficiario de una granja concedida por un benefactor, tambi√©n alab√≥ la vida en el campo. En sus Odas, vuelve a visitar las colinas y los bosques de su infancia y expone la vida rural como medio para lograr la independencia y la autosuficiencia.

El agrarismo en los siglos XVIII y XIX

En la era moderna, ha habido varias defensas notables de los temas agrarios, sobre todo en Estados Unidos en las d√©cadas inmediatamente posteriores a la Revoluci√≥n Americana. En Notas sobre el estado de Virginia (1785), el estadista estadounidense Thomas Jefferson, que m√°s tarde fue el tercer presidente del pa√≠s (1801-09), sosten√≠a que la agricultura, m√°s que la manufactura urbana, garantizar√≠a con mayor probabilidad la independencia y la fuerza de car√°cter necesarias para los ciudadanos libres de una rep√ļblica descentralizada. En 1782, m√°s o menos cuando Jefferson estaba redactando sus Notas, el escritor franco-americano J. Hector St. John de Cr√®vecoeur public√≥ Cartas de un granjero americano. Seg√ļn de Cr√®vecoeur, el granjero propietario de tierras no s√≥lo adquiere independencia y libertad, sino que tambi√©n personifica al nuevo americano. A principios del siglo XIX, el pol√≠tico de Virginia John Taylor defendi√≥ el punto de vista jeffersoniano en The Arator (1813). Taylor censuraba el uso de la ley para favorecer intereses facciosos y comerciales, defend√≠a la propiedad amplia, defend√≠a el poder pol√≠tico descentralizado y abogaba por la vida rural en lugar de la urbana. Para Taylor, como para Jefferson, era el agricultor libre cuya independencia era crucial para la ciudadan√≠a.

El agrarismo a principios del siglo XX

A principios del siglo XX, las ideas agrarias tambi√©n encontraron su expresi√≥n en el movimiento de vida en el campo liderado por la bot√°nica estadounidense Liberty Hyde Bailey y a trav√©s de los libros publicados por el escritor estadounidense Ralph Borsodi en los a√Īos veinte y treinta. Defendiendo la granja familiar y la descentralizaci√≥n, tanto Bailey como Borsodi expresaron su confianza en la tecnolog√≠a y la experiencia, y mantuvieron una actitud cr√≠tica hacia la religi√≥n tradicional. Por otra parte, en el pensamiento distributista del escritor y cr√≠tico ingl√©s G.K. Chesterton, las ideas agrarias estaban unidas al catolicismo romano. El poeta y ensayista de origen franc√©s Hilaire Belloc abogaba por una amplia distribuci√≥n de la propiedad y defend√≠a la importancia del hogar tradicional y la comunidad local.

El agrarismo desde mediados del siglo XX

Los m√°s notables de los agraristas del siglo XX fueron los del Sur de Estados Unidos. Los Agrarios del Sur, un grupo de 12 ensayistas y poetas estadounidenses, elaboraron una defensa expl√≠cita y resonante de sus puntos de vista en I‚Äôll Take My Stand (1930). Entre los autores de la obra se encontraban John Crowe Ransom, Robert Penn Warren, Allen Tate, Andrew Lytle y Donald Davidson, que defend√≠an un modo de vida que consideraban m√°s acorde con la sociedad europea que con la industrial. Los Agrarians del Sur escribieron sobre una amplia gama de aspectos relacionados con el modo de vida agr√≠cola tradicional y sedentario que cre√≠an t√≠pico de su regi√≥n, un modo de vida que contrastaba fuertemente con las doctrinas econ√≥micas entonces dominantes del keynesianismo y el capitalismo corporativo y con los supuestos intelectuales del humanismo y la ciencia tecnocr√°tica. Su retrato no era el del ¬ęViejo Sur¬Ľ, a veces perversamente rom√°ntico, de las plantaciones y la esclavitud, sino el del campesino cuyo modo de vida y cultura consideraban amenazados tanto por la industrializaci√≥n como por los defensores de las supuestas pol√≠ticas socioecon√≥micas.

Escrito por: Gonzalo Jiménez

Licenciado en Filosofía en la Universidad de Granada (UGR), con Máster en Filosofía Contemporánea en la Universidad Complutense de Madrid (UCM)
Desde 2015, se ha desempe√Īado como docente universitario y como colaborador en diversas publicaciones Acad√©micas, con art√≠culos y ensayos. Es aficionado a la lectura de textos antiguos y le gustan las pel√≠culas y los gatos.

Shares