El Fedón de Platón

El Fedón de Platón, una síntesis del pensamiento socrático

El diálogo Fedón de Platón tiene dos ventajas para los lectores: en primer lugar, es uno de los textos más accesibles de la filosofía platónica; en segundo lugar, su tema, la muerte de Sócrates, permite a Platón presentar las principales líneas del pensamiento del maestro socrático. El escenario de este diálogo es la prisión en la que Sócrates está confinado tras su condena a muerte. Su juicio por corrupción de la juventud le ha condenado a beber cicuta, un veneno mortal.

Resumen del Fedón de Platón

En su celda se reúnen varios amigos de Sócrates, entre ellos su viejo amigo Crito y dos filósofos pitagóricos, Simmias y Cebes. Sócrates comienza, como siempre, diciendo que el suicidio es un error, porque un verdadero filósofo debe esperar la muerte y no provocarla. El alma es inmortal, y el filósofo se ha pasado la vida entrenándola, para que se desprenda de las necesidades del cuerpo. La tesis de la inmortalidad del alma se plantea en cuatro puntos:

El argumento de los opuestos

Todo viene de su contrario. Por ejemplo, un gran hombre se hace grande sólo porque antes era pequeño. Del mismo modo, la muerte sólo existe para lo que está vivo, y viceversa. Esto implica un ciclo perpetuo de vida y muerte.

La teoría de la reminiscencia

El segundo punto es la teoría de la memoria. Esta teoría sugiere que todo el aprendizaje es una cuestión de memoria. Según Sócrates, el hombre olvida sus conocimientos, pero la mayéutica, el método de interrogación adoptado por Sócrates, puede recordar al alma sus conocimientos enterrados.

El argumento de la inmaterialidad

Sócrates distingue entre las cosas inmateriales, invisibles e inmortales, y las materiales, visibles y perecederas. El cuerpo es del segundo tipo, mientras que el alma es del primero. Por lo tanto, el alma es inmortal y sobrevive a la muerte del cuerpo.

La teoría de las formas y la participación

Detrás de las apariencias del mundo existen, según Sócrates, las causas de estas apariencias (es decir, las Formas), que son inmutables e inteligibles. Todas las cosas aparentes poseen sus cualidades a través de su participación en las Formas. La forma, o la Idea de vida, es una propiedad esencial del alma, por lo que es inconcebible pensar que el alma pueda ser otra cosa que viva.

Conclusión sobre el Fedón

Moralidad, metafísica y epistemología: el diálogo del Fedón aborda de frente estos ámbitos del pensamiento. Se afirma una de las tesis más fuertes del socratismo: la de la inmortalidad del alma.