Faetón y el carro del Sol

caida de faeton

La oceánide Clímene, cuando su hijo Faetonte llegó a la adolescencia, le reveló que su padre era el Sol (el dios He lio). Faetonte subió ni más ni menos que hasta el lumino so palacio de su padre a pedirle que, como prueba de su paternidad, le permitiese conducir su cuadriga de caballos para ir llevando la luz desde oriente a poniente. El Sol intentó disuadirlo, porque solo él era capaz de conducirlo, pero al final accedió y le recomendó vivamente que nunca condujera demasiado lejos ni cerca de la Tierra

Faetonte, pues, comenzó a marchar por el camino habitual del Sol en la bóveda celeste, pero, asustado por los animales del Zodiaco, se aparto del camino y bajó tanto que quemó parte de la Tierra, secó los ríos, provocó los desiertos y tostó la piel de los etíopes. Luego subió tanto que los astros se quejaron a Zeus y este lo fulminó con el rayo. Faetonte cayó al rio Eridano y sus hermanas las Heliades recogieron su cuerpo y, de tanto llorar, fueron convertidas en álamos que lloran lágrimas de ámbar por él

Texto adaptado del Diccionario de mitología griega y romana, Pierre Grimal. 

Se trata de un hermoso mito que explica varios aspectos de nuestra personalidad: el afán de gloria, la jactancia, la desobediencia juvenil, el deseo paterno de contentar y de proteger, la prudencia del adultfrente a la precipitación juvenil, etc. Pero también explica aspectos del mundo físico: las diferentes razas de seres humanos, el origen de los desiertos, de los polos y del mayor o menor cauce de los ríos, la explicación de las gotas de ámbar, etcSe dice que el primer filósofo de la historia, Tales de Mileto, pre dijo un eclipse solar gracias a sus conocimientos astronómicos. La actitud racional busca comprender la realidad sin atender a la existencia de seres sobrenaturales