Filosofía Africana

Filosofía Africana foto

La filosofía africana es un término controvertido, en parte porque no está claro si se refiere a las filosofías con un tema o contexto específicamente africano (como las percepciones distintivas africanas del tiempo, la persona, etc.), o simplemente a cualquier filosofar llevado a cabo por africanos (o incluso por personas de ascendencia africana).

Una de las primeras obras de filosofía política fueron las Máximas del funcionario y filósofo egipcio Ptah-Hotep, ya en el siglo XXIV a.C. Al filósofo helenista egipcio Plotino, del siglo III a.C., se le atribuye la fundación de la escuela filosófica neoplatónica.

La etnofilosofía considera que la filosofía africana consiste en un conjunto de creencias, valores, categorías y supuestos compartidos que están implícitos en el lenguaje, las prácticas y las creencias de las culturas africanas (o la visión del mundo exclusivamente africana). Se argumenta que los supuestos fundamentales sobre la realidad se reflejan en las lenguas de África. Por ejemplo, E. J. Alagoa defiende la existencia de una filosofía africana de la historia a partir de los proverbios tradicionales del Delta del Níger.

Algunos filósofos africanos (como el senegalés Léopold Senghor) han defendido el concepto de negritud, que incluye la idea de que el enfoque de la realidad claramente africano se basa en la emoción y el arte más que en la lógica, aunque esta idea es muy controvertida.

La sagacidad filosófica es una especie de versión individualista de la etnofilosofía, en la que se registran las creencias de ciertos miembros especiales de una comunidad (sabios) que tienen un nivel particularmente alto de conocimiento y comprensión de la visión del mundo de sus culturas. Sin embargo, resulta difícil distinguir entre una filosofía de buena fe y una mera creencia local, o una simple historia de ideas.

La corriente de la filosofía profesional sostiene que todo el concepto de una forma particular de pensar, reflexionar y razonar es relativamente nuevo en la mayor parte de África, y que la filosofía africana está realmente empezando a crecer. Un ejemplo de este crecimiento es el proyecto Kawaida, creado por Maulana Karenga, una búsqueda permanente de modelos africanos de excelencia en los siete ámbitos fundamentales de la cultura: historia; espiritualidad y ética; organización social; organización política; organización económica; producción creativa (arte, música, literatura, danza, etc.) y ethos.