Filosofía Judía

Introducción a la Filosofía Judía

Filosofía Judía foto

La filosofía judía se refiere a la investigación filosófica basada en los textos, las tradiciones y las experiencias del judaísmo (a diferencia de cualquier escrito filosófico que haya sido escrito por judíos).

Época antigua

Entre los filósofos judíos más destacados de la antigüedad se encuentran

Filón de Alejandría (20 a.C. – 40 d.C.) fue un filósofo judío helenizado nacido en Alejandría, Egipto. Intentó armonizar la sabiduría de los antiguos filósofos griegos con sus creencias religiosas judías, y así justificar y defender dichas creencias. En la práctica, sin embargo, eligió selectivamente aquellos principios de los griegos que servían para justificar los puntos que quería exponer, e ignoró convenientemente el resto.

Jesús de Nazaret (c. 7 a.C. – 26 d.C.) fue un maestro judío del siglo I (y a veces considerado un filósofo) de la zona de Galilea en Palestina (el actual Israel), que es la figura central del cristianismo (en el que se le conoce como Jesucristo, que significa «El Ungido»), un importante profeta islámico y una figura importante en varias otras religiones. Las principales fuentes de información sobre su vida y enseñanzas son los cuatro evangelios canónicos del Nuevo Testamento: Mateo, Marcos, Lucas y Juan. Algunas de las enseñanzas más famosas de Jesús proceden del Sermón de la Montaña (incluidas las Bienaventuranzas y el Padre Nuestro), y a menudo empleó parábolas, como la Parábola del Hijo Pródigo y la Parábola del Sembrador. Sus enseñanzas fomentaban el amor abnegado e incondicional a Dios y a todas las personas, el servicio y la humildad, el perdón de los pecados, la fe, el poner la otra mejilla, el amor a los enemigos y a los amigos, y la necesidad de seguir el espíritu de la ley además de la letra.

Época medieval

Muchos filósofos judíos de la primera Edad Media (desde el siglo VIII hasta finales del siglo IX) estuvieron especialmente influidos por los filósofos persas islámicos mu’tazilitas: negaban todos los atributos limitantes de Dios y eran defensores de la unidad y la justicia de Dios. Con el tiempo, el griego antiguo Aristóteles llegó a ser considerado el filósofo por excelencia entre los pensadores judíos.

Saadia Gaon (892 – 942) es considerado uno de los más grandes filósofos judíos de los primeros tiempos. Su Emunoth ve-Deoth (originalmente llamado Kitab al-Amanat wal-l’tikadat o Libro de los Artículos de la Fe y las Doctrinas del Dogma), terminado en 933, fue la primera presentación sistemática y fundamento filosófico de los dogmas del judaísmo. En él, plantea la racionalidad de la fe judía, pero con la restricción de que la razón debe ceder siempre que se contradiga con la tradición: el dogma debe prevalecer sobre la razón.

Salomón Ibn Gabirol (Avicebrón) (1021 – 1058) fue un poeta-filósofo hispano-judío y uno de los primeros maestros (o renovadores) del neoplatonismo en Europa. Aunque, al igual que Filón antes que él, Avicebrón fue ignorado en gran medida por sus compañeros judíos y causó poca impresión en los filósofos judíos posteriores, ejerció una influencia considerable en los escolásticos del cristianismo medieval, incluidos Alberto Magno y Santo Tomás de Aquino.

Bahya ibn Paquda vivió en España en la primera mitad del siglo XI y fue el autor del primer sistema judío de ética, escrito en árabe en 1040 y traducido al hebreo en 1180 con el título Chovot ha-Levavot (Deberes del corazón). Era un adepto del misticismo neoplatónico y se inclinaba por el misticismo contemplativo y el ascetismo. Bahya eliminó de su sistema todo elemento que, a su juicio, pudiera oscurecer el monoteísmo o interferir con la ley judía.

Judá ha-Leví (Yehuda Halevi) (hacia 1075-1141) fue un filósofo y poeta judío español. En su obra polémica Kuzari, expuso sus puntos de vista sobre las enseñanzas del judaísmo, que defendió contra los ataques de los caraítas (una secta que rechazaba las obras rabínicas y la ley oral de la Mishná y el Talmud, prefiriendo confiar únicamente en el Tanaj, o Biblia hebrea, como escritura).

Moshe ben Maimon (Maimónides) (1135 – 1204) fue un rabino, médico y filósofo judío que vivió en España, Marruecos y Egipto. Aunque sus copiosas obras sobre la ley y la ética judías encontraron inicialmente mucha oposición durante su vida, posteriormente sus obras y puntos de vista llegaron a considerarse una piedra angular del pensamiento y el estudio judíos, y su influencia en el mundo no judío fue profunda. Maimónides declaró que de Dios sólo se puede decir que es, no lo que es, y estableció trece principios de fe que, según él, todos los judíos estaban obligados a creer. Maimónides prefiguró a los escolásticos y sin duda influyó en ellos, aunque también mantuvo muchas doctrinas que los escolásticos no podían aceptar.

Levi ben Gershon (Gersonides) (1288 – 1345), rabino y filósofo francés, es más conocido por su obra Milhamot HaShem (Guerras del Señor), una crítica a algunos elementos del sincretismo de Maimónides entre el aristotelismo y el pensamiento judío rabínico. En contraste con la teología sostenida por la mayoría del judaísmo ortodoxo, Gersonides sostenía que Dios limitaba su propia omnisciencia en lo que respecta a la presciencia de los actos humanos. También postulaba que las almas de las personas se componen de dos partes: un intelecto material, o humano, (que da a las personas la capacidad de entender y aprender); y un intelecto adquirido, o agente, (que sobrevive a la muerte, y puede contener el conocimiento acumulado que la persona adquirió durante su vida).

Hasdai Crescas (1340 – 1410) es más conocido por su Or Hashem (Luz del Señor). El propósito declarado de Crescas era liberar al judaísmo de lo que él consideraba la esclavitud del aristotelismo, que amenazaba con desdibujar el carácter distintivo de la fe judía.

Joseph Albo (c. 1380 – 1444) fue un rabino y teólogo español, conocido principalmente por su Ikkarim, una obra sobre los principios fundamentales de la fe judía, que él limitó a tres: la creencia en la existencia de Dios, la creencia en la revelación y la creencia en la justicia divina, relacionada con la idea de la inmortalidad.
Los filósofos árabe-judíos de la Edad Media fueron esenciales para preservar la continuidad del pensamiento filosófico desde las filosofías clásicas de la antigua Grecia hasta la escolástica musulmana y cristiana del periodo medieval y más allá.

Filosofía judía mística

La cábala se refiere a un conjunto de enseñanzas esotéricas y prácticas místicas que constituyen una alternativa a las interpretaciones judías tradicionales del Tanaj (la Biblia hebrea) y especialmente de la Torá (el nombre que se da comúnmente a los cinco primeros libros de la Biblia hebrea). Es un conjunto de creencias que algunos judíos siguen como el verdadero significado del judaísmo, mientras que otros judíos lo rechazan por considerarlo herético y contrario al judaísmo. El Zohar se considera la obra más importante de la Cábala. Con su amplia difusión en el mundo judío de la Edad Media, se convirtió en la corriente principal de la teología judía, dejando de lado las escuelas filosóficas anteriores que habían expresado la creencia judía en el marco del pensamiento griego.

La filosofía jasídica es el pensamiento y las enseñanzas del movimiento jasídico fundado por Baal Shem Tov (1698 – 1760), que expresaba la tradición cabalística en un nuevo paradigma en relación con el hombre, y así podía ser transmitido a las masas judías.

La era moderna

Una de las principales tendencias de la filosofía judía moderna fue el intento de desarrollar una teoría del judaísmo a través del existencialismo, ejemplificado por la obra de Franz Rosenzweig (1886 – 1929).

Quizá la forma más controvertida de filosofía judía que se desarrolló a principios del siglo XX fue el naturalismo religioso del rabino Mardoqueo Kaplan (1881 – 1983), cuya teología era una variante de la filosofía de John Dewey.

Otra figura importante de la filosofía judía del siglo XX es Martin Buber (1878 – 1965), un sionista cultural activo en las comunidades judías y educativas de Alemania e Israel. Su obra se centró en los ideales teístas de la conciencia religiosa, las relaciones interpersonales y la comunidad, y su mayor interés fue la ontología (el estudio de la realidad y la existencia).