Biografía de Aristóteles

¿Quién fue Aristóteles?

Aristóteles filosofia biografia

Aristóteles (384 – 322 a.C.) fue un importante filósofo griego del periodo socrático (o clásico), radicado principalmente en Atenas. Es una de las figuras fundadoras más importantes de la filosofía occidental y el primero en crear un sistema filosófico completo que abarca la ética, la estética, la política, la metafísica, la lógica y la ciencia. (Véase la Filosofía de Aristóteles)

Su propia escuela filosófica, conocida como aristotelismo o escuela peripatética, influyó en casi todo el pensamiento filosófico posterior, especialmente en los movimientos medievales como la escolástica, el averroísmo y el avicenismo.

Video Explicativo de Aristóteles

Vida

Aristóteles nació en el seno de una familia aristocrática en Stageira, en la península Calcídica de Macedonia (una región del norte de Grecia), en el año 384 a.C. Su padre, Nicómaco, era el médico personal del rey Amyntas de Macedonia, y Aristóteles se formó y educó como un miembro de la aristocracia. La madre de Aristóteles, Faestis, procedía de Calcis, en la isla de Eubea, y su familia tenía propiedades allí.

Cuando era sólo un niño de 10 años, el padre de Aristóteles murió (lo que significó que Aristóteles ya no podía seguir la profesión de médico de su padre) y su madre parece que también murió joven, por lo que quedó bajo el cuidado de un hombre llamado Proxeno. A los 18 años se trasladó a Atenas para completar su formación en la famosa Academia de Platón, donde permaneció casi veinte años (primero como alumno estrella y luego como profesor y fuerza filosófica a tener en cuenta por derecho propio) hasta después de la muerte de Platón en el 347 a.C.

El sobrino de Platón, Speusippus (407 – 339 a.C.), fue elegido para sucederle al frente de la Academia (en parte porque las ideas de Aristóteles se habían alejado demasiado de las de Platón) y Aristóteles abandonó la Academia. Viajó durante algún tiempo por Asia Menor con Jenócrates (396 – 314 a.C.) y Teofrasto (371 – 287 a.C.). Durante su estancia en la corte de Hermias de Atarne, un antiguo alumno de Platón, conoció y se casó con la hija de Hermias, Pitia, y juntos tuvieron una hija también llamada Pitia. Tras la muerte de Hermias, Aristóteles fue invitado por Filipo de Macedonia a ser tutor del joven Alejandro Magno, lo que hizo durante varios años antes de regresar a Atenas. Su esposa Pitias murió poco después, y Aristóteles se relacionó con Herpyllis, de su ciudad natal, Stageira, y tuvieron un hijo llamado como el padre de Aristóteles, Nicomachus.

En el año 335 a.C., Aristóteles fundó su propia escuela fuera de las murallas de Atenas, conocida como el Liceo, en competencia con la ya establecida Academia de Platón, y dirigió cursos en la escuela durante los siguientes trece años. Sus seguidores inmediatos eran conocidos como los peripatéticos (que significa «itinerante» o «deambulante», por su costumbre de recorrer los pasillos cubiertos del Liceo). El Liceo tenía un plan de estudios más amplio que el de la Academia, y un mayor énfasis en la filosofía natural. Los alumnos más famosos de Aristóteles fueron Teofrasto (371 – 287 a.C.), que siguió a Aristóteles al frente del Liceo, y Estratón de Lampsaco (225 – 269 a.C.), que le sucedió.

Se cree que Aristóteles compuso durante este periodo en Atenas muchas de sus principales obras, aunque sólo se conservan fragmentos de sus numerosos diálogos, principalmente en forma de tratados, que generalmente se consideran ayudas para las clases de sus alumnos. Sus tratados más importantes son los seis libros del «Organon», la «Física», la «Metafísica», la «Ética Nicomaquea», la «Política», el «De Anima» («Sobre el alma»), la «Retórica» y la «Poética».

A la muerte de Alejandro Magno, en el año 323 a.C., el sentimiento antimacedonio en Atenas volvió a encenderse, y Aristóteles huyó de la ciudad a la finca de su madre en Calcis, explicando que «no permitiré que los atenienses pequen dos veces contra la filosofía» (una referencia al juicio y ejecución de Sócrates). Pronto murió allí por causas naturales, a la edad de 62 años, y finalmente fue enterrado junto a su esposa.

Obra

Aristóteles escribió mucho, pero sólo se ha conservado una quinta parte de sus obras (aunque incluso éstas ocupan unos 12 volúmenes y abarcan toda la gama de conocimientos disponibles en su época).

El propio Aristóteles dividió sus escritos en «exotéricos» (destinados a la publicación) y «esotéricos» (compilados a partir de sus apuntes de conferencias, y destinados a un público más restringido de sus estudiantes y otros filósofos familiarizados con la jerga y los temas típicos de las escuelas platónica y aristotélica). Desgraciadamente, ninguna de las obras exotéricas que produjo para su publicación (que fueron elogiadas en toda la antigüedad por su gran belleza de estilo) parece haber sobrevivido, ni siquiera fragmentos, por lo que no tenemos ejemplos de su arte literario, como tenemos de la escritura de Platón.

Incluso algunas de sus obras esotéricas pueden haber sido alteradas o «reparadas» después de que los manuscritos originales se dejaran languidecer en un sótano de Asia Menor antes de ser redescubiertos por algunos eruditos romanos de dudosa reputación en el siglo I a.C. (aunque este relato de su historia es discutido). No fue hasta el escolasticismo y el averroísmo de la Edad Media (cuando se le conocía simplemente como «El Filósofo») que las traducciones al latín volvieron a estar ampliamente disponibles, estimulando un renacimiento del aristotelismo en Europa y, en última instancia, revitalizando el pensamiento europeo a través de la influencia musulmana en España para avivar las brasas del Renacimiento.

Lo que hoy llamamos Lógica Aristotélica, el propio Aristóteles lo habría calificado de «analítica», y utilizaba el término «lógica» para referirse a la dialéctica (el intercambio de argumentos y contraargumentos en busca de una síntesis o resolución). Los revolucionarios trabajos de Aristóteles sobre la Lógica se reunieron en los seis libros del «Organon» a principios del siglo I d.C., y constituyen el primer estudio formal de la Lógica. Su concepción de la Lógica ha tenido una influencia sin parangón en la historia del pensamiento occidental, y fue la forma dominante de la Lógica hasta los avances del siglo XIX en la lógica matemática y la lógica de predicados. A finales del siglo XVIII, nada menos que Immanuel Kant afirmó que Aristóteles había dicho todo lo que había que decir sobre la lógica.

Su objetivo era desarrollar un método universal de razonamiento mediante el cual fuera posible aprender todo lo que hay que saber sobre la realidad. Aristóteles definió la lógica como un «razonamiento nuevo y necesario», «nuevo» porque nos permite aprender lo que no conocemos, y «necesario» porque sus conclusiones son ineludibles.

El núcleo de la lógica aristotélica es el silogismo (o lógica deductiva o lógica de términos), que desarrolló en sus «Analíticas previas», el tercer libro del «Organon». En un silogismo, una proposición (la conclusión) se infiere de otras dos (las premisas), cada una de las cuales tiene un término en común con la conclusión. En este contexto, una proposición es una afirmación que consta de dos términos (el sujeto y el predicado) y que puede ser verdadera o falsa. Enumeró diez categorías para describir todos los tipos posibles de cosas que pueden ser el sujeto o el predicado de una proposición: Sustancia, Cantidad, Cualidad, Relación, Lugar, Tiempo, Posición, Estado, Acción y Afecto. En otros libros del «Organon», Aristóteles considera cuestiones relativas a la construcción de argumentos válidos, las inferencias probables (en contraposición a las seguras) y las falacias lógicas, entre otros temas.

Aristóteles también popularizó el uso de los axiomas (principios autoevidentes que no requieren prueba), afirmando que no se puede deducir nada si no se asume nada, así como el importantísimo Principio de No Contradicción, que sostenía que un atributo particular no puede aplicarse y no aplicarse al mismo sujeto al mismo tiempo (por ejemplo, 2 + 2 = 4 y 2 + 2 = 5 no pueden aplicarse ambos). El uso de axiomas fue importante en otras áreas de la filosofía de Aristóteles, sobre todo en su Metafísica.

La Metafísica de Aristóteles (la propia palabra «metafísica» se remonta a Aristóteles, teniendo originalmente el significado más bien mundano de los libros que vienen después de su obra sobre la física) gira en torno al concepto de sustancia, que es una combinación tanto de la materia (el sustrato o «materia» de la que se compone una cosa) como de la forma (la cosa en sí). Las cosas tienen tanto potencialidad (lo que es capaz de hacer o llegar a ser, si no lo impide otra cosa) como actualidad (la realización o el fin de la potencialidad). Así, la materia de una cosa es su potencialidad, y la forma es su actualidad. La esencia es lo que proporciona la forma o el propósito a la materia, y el paso de la materia informe al ser completo es el resultado de cuatro causas: la causa material (de lo que está hecho algo, la unión de sus partes), la causa eficiente (el movimiento o la energía que cambia la materia), la causa formal (la forma, la esencia o la definición de una cosa) y la causa final (la razón o el propósito de una cosa o la intención que hay detrás de ella).

Aristóteles trató de precisar qué es lo que persiste en una cosa que le da su continuidad como cosa única, aunque sus propiedades y atributos cambien (por ejemplo, una hoja comienza como un brote, crece y se vuelve verde, y luego se marchita y muere, pero sigue siendo en todo momento incontestablemente la misma hoja). También se preguntó cuáles son las propiedades fundamentales de una cosa que le dan su identidad como cosa particular, y sin las cuales dejaría de ser la misma cosa. Para él, estas dos cuestiones están indisolublemente unidas.

Aristóteles rompió irremediablemente con su maestro Platón y con los platónicos por el problema de los universales y su concepción del hilomorfismo (la idea de que las sustancias son formas inherentes a la materia). La concepción del hilomorfismo de Aristóteles se diferenciaba de la de Platón en que sostenía que la Forma y la Materia son inseparables, y que la materia y la forma no existen separadas, sino sólo juntas. Al igual que la propia palabra hilomorfismo se compone del griego hyle (materia o cosa) y morphe (forma o estructura), la respuesta clásica de Aristóteles a la pregunta de en qué consiste realmente la realidad era que la realidad = materia + estructura. La materia sin estructura era un mero caos, mientras que la estructura sin materia no era más que el fantasma del ser.

Platón creía que las Formas ideales existen, separadas y al margen de las cosas particulares, de las que son prototipos o ejemplares. Aristóteles, en cambio, sostenía que los universales sólo existen donde se instancian, y entonces sólo «en las cosas», nunca separados de ellas (es decir, los universales están «dentro» de los particulares). Mientras que Platón había situado la realidad última en las ideas o Formas eternas, conocibles sólo a través de la reflexión y la razón, Aristóteles veía la realidad última en los objetos físicos, conocibles a través de la experiencia. De hecho, consideraba que no tenía sentido hablar de algo que no se había encontrado o experimentado en la vida real. Para Platón, el método filosófico significa el descenso desde el conocimiento de las Formas (o ideas) universales hasta la contemplación de las imitaciones particulares de éstas, mientras que para Aristóteles el método filosófico implica el ascenso desde el estudio de los fenómenos particulares hasta el conocimiento de las esencias.

Aristóteles realizó algunas aportaciones muy influyentes en el campo de la Ética. Consideraba que la Ética era una ciencia práctica (es decir, que se domina con la práctica y no con el mero razonamiento), pero también un conocimiento general y no cierto. A diferencia de otros filósofos morales que le precedieron, Aristóteles empezó por plantear la cuestión muy general de qué significa realmente llevar una vida humana buena. También era muy consciente de que la moralidad es un concepto complejo y, por tanto, no puede medirse de una manera sencilla (del modo en que el utilitarismo, por ejemplo, mide la moralidad en una simple escala de felicidad creada). Además (de nuevo, a diferencia de otros filósofos como los estoicos y los epicúreos, por ejemplo), Aristóteles creía firmemente que no somos entidades morales autónomas y que no podemos controlar nuestro propio entorno moral.

Sus diversos tratados de Ética, sobre todo la «Ética de las Nicómacas«, esbozan lo que comúnmente se denomina Ética de la Virtud o Eudaimonismo. Sostuvo que el hombre debe tener una función específica o propia, que no es común a ninguna otra cosa, y que es una actividad del alma. La mejor actividad del alma es la eudaimonía (la felicidad o la alegría o la buena vida), que puede alcanzarse llevando una vida equilibrada y evitando los excesos, persiguiendo un término medio en todo entre los dos vicios del exceso y la carencia.

En la Política, Aristóteles fue el primero en concebir una ciudad orgánica o comunidad natural, y de hecho concibió la Política en su conjunto como orgánica, como un conjunto de partes que no pueden existir sin las demás. Para Aristóteles, una ciudad (la unidad política con la que estaba familiarizado, ya que el concepto de Estado, tal y como lo conocemos, era aún desconocido) era una asociación política que existía por el bien de las «acciones nobles», no simplemente por el bien de la convivencia, ni como un contrato social para evitar la injusticia o la inestabilidad económica. Sin embargo, en comparación con otros comentaristas políticos de la época (como Platón), Aristóteles tenía una visión más bien estrecha de quiénes debían ser ciudadanos de esa ciudad, y su actitud hacia las mujeres y los extranjeros en general era bastante machista. Su fórmula para la estabilidad política era una clase media fuerte para lograr el punto medio entre la tiranía y la democracia. También puede haber sido el autor de una constitución modelo de Atenas, en la que la noción abstracta de gobierno constitucional se aplica a la vida concreta de una sociedad determinada.

Los esfuerzos filosóficos de Aristóteles abarcaron prácticamente todas las facetas de la investigación intelectual, incluida la «filosofía natural», la rama de la filosofía que examina los fenómenos del mundo natural (lo que hoy se consideraría física, biología y otras ciencias naturales). De hecho, pasó gran parte de su tiempo realizando investigaciones originales en las ciencias naturales, en áreas como la botánica, la zoología, la física, la astronomía, la química, la meteorología y otras ciencias, y en gran medida Aristóteles fue responsable de establecer estas ciencias como campos individuales de investigación y estudio. Estaba infinitamente fascinado por la naturaleza, y llegó a clasificar las plantas y los animales de Grecia mediante la observación y la disección anatómica.

En la física de Aristóteles hay cinco elementos, todos los cuales se mueven naturalmente hacia su lugar natural predeterminado: el fuego (caliente y seco), la tierra (fría y seca), el aire (caliente y húmedo); el agua (fría y húmeda) y el éter (la sustancia divina que compone las estrellas y los planetas). En su tratado «Meteorología» (entonces un término más amplio que su uso actual), trató la naturaleza de la tierra y los océanos, incluyendo el ciclo hidrológico y los sucesos naturales como los vientos, los terremotos, los truenos, los relámpagos, el arco iris y los meteoros, los cometas y la Vía Láctea. Su «De Anima» («Sobre el alma») es quizá el primer libro de psicología de la historia. En él sostiene que la mente es esencialmente el funcionamiento intencionado del sistema nervioso, y describe la lucha del id y el ego (deseo y razón).

A diferencia de Platón, Aristóteles consideraba que la observación era crucial, pero (a falta de conceptos como masa, velocidad, fuerza y temperatura, y dada su insistencia en deducir las «leyes del universo» a partir de la simple observación y la razón sobredimensionada, en lugar de un método científico estricto, y su enfoque mayoritariamente cualitativo en lugar de cuantitativo) sus observaciones científicas son una mezcla de precisión precoz y errores curiosos, y durante mucho tiempo se han considerado irremediablemente inadecuadas. Sin embargo, su proyecto de investigación sistemática de los fenómenos naturales en el mundo vivo marca posiblemente el nacimiento de la ciencia empírica.

Sin embargo, Aristóteles estaba interesado en algo más que una exploración estrictamente científica de la naturaleza humana, como atestiguan obras como la «Poética» y la «Retórica». Aristóteles consideraba que la literatura (por ejemplo, la poesía épica, la tragedia y la comedia), la música y la danza eran esencialmente imitativas, aunque consideraba que esa imitación era natural para el ser humano y una de sus principales ventajas sobre los animales.

Libros de Aristóteles

Vea las fuentes adicionales y la lista de lecturas recomendadas más abajo, o consulte la página de libros de filosofía para obtener una lista completa. Siempre que es posible, enlazo a los libros con mi código de afiliado de Amazon, y como asociado de Amazon gano con las compras que califican. Las compras realizadas a través de estos enlaces ayudan a mantener el sitio web en funcionamiento, ¡y les agradezco su apoyo!

Ver Libros de Aristóteles

Escrito por: Gonzalo Jiménez

Licenciado en Filosofía en la Universidad de Granada (UGR), con Máster en Filosofía Contemporánea en la Universidad Complutense de Madrid (UCM)
Desde 2015, se ha desempeñado como docente universitario y como colaborador en diversas publicaciones Académicas, con artículos y ensayos. Es aficionado a la lectura de textos antiguos y le gustan las películas y los gatos.

Shares